La división de carenas de Navantia cerró otro año con un alto nivel de ocupación

Navantia
|

El área de reparaciones de la ría mantuvo firme en 2014 su rumbo de rentabilidad y competitividad. Un total de 44 buques, el mismo número que en el ejercicio anterior, recalaron en los muelles de Navantia. Veinte de ellos eran gaseros LNG, el segmento en el que desde hace más de una década se ha especializado la división de carenas de Ferrol y Fene, con un rotundo éxito. Según el ranking actual, este es el tercer centro del mundo en el que más barcos de ese tipo repararon durante el pasado año.      
Cuantitativamente, en 2014 recalaron en la ría de Ferrol dos gaseros menos que en 2013. No obstante, desde Navantia se apuntó hace unos meses que las previsiones eran cerrar con una facturación superior a los cien millones de euros, lo que mejoraría las cifras del ejercicio anterior. Se confirmaría una tendencia que ya se manifestó en 2013, cuando se puso de relieve que las navieras habían confiado a estos astilleros algunas obras de mayor envergadura que las habituales. En aquel ejercicio, las reparaciones de todo el grupo proporcionaron 4,85 millones de euros de beneficio y en la memoria de Navantia se destacaba el buen comportamiento de esta división en la ría ferrolana, frente a los malos resultados en Cartagena y al equilibrio –sin pérdidas ni ganancias– que se logró en Cádiz.
Navantia vuelve a ocupar, al cierre de 2014, el tercer puesto mundial en reparación de gaseros, aunque refrenda su sólido liderazgo en Europa. En 2010 ocupó el primer lugar –entonces fueron 28 los LNG que recalaron en la ría–, si bien la industria naval de Asia y Oriente Medio ejercen una dura competencia. El astillero Sembawang de Singapur va ahora en cabeza, seguido de N/Kom, de Qatar, que asciende al segundo puesto en su cuarto aniversario.
Los buenos resultados de la división de reparaciones de Navantia en la ría durante el pasado año tendrán un punto y seguido en el arranque de 2015. Según la información facilitada por la compañía, en este primer trimestre se prevé una alta ocupación en el área de carenas debido a que varios buques de los que forman la cartera de habituales clientes de estos astilleros han de someterse a períodos de mantenimiento programado.
La ocupación en carenas incide directa e inmediatamente en el empleo de la zona, puesto que al margen de la plantilla propia que Navantia destina a esta división, unas 250 personas, se pueden llegar a subcontratar a entre 500 y 600 de auxiliares.

La división de carenas de Navantia cerró otro año con un alto nivel de ocupación