La Xunta asumirá una obra de mayor envergadura en el pabellón del Cruceiro

alumnos del centro ayer por la mañana durante una de las clases de educación física en el recinto d.a.
|

Después de tres semanas cerrado a todo tipo de actividad, el pabellón polideportivo del Cruceiro de Canido volvió a abrir ayer sus puertas a los alumnos y profesores del centro. La actuación llevada a cabo por el Concello de Ferrol entre las jornadas del lunes y el miércoles, ejecutada por la empresa Camoga y consistente en el taponamiento de las perforaciones existentes en la cubierta de la instalación –lo que ocasionaba importantes filtraciones de agua– ha permitido volver a hacer uso del espacio, si bien no ha solventado el deficitario estado que contempla el tejado.

Así lo han constatado los técnicos encargados de supervisar las obras, que han señalado la necesidad de llevar a cabo una reparación mayor para sustituir algunas de las láminas que forman parte de la cubierta. “Hay zonas que están muy mal, incluso podridas”, explicó ayer la concejala de Educación del Concello de Ferrol, Susana Martínez Galdós.

Fue la propia edila quien avanzó que será la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia, a través de la jefatura territorial de A Coruña, quien asuma el coste de esta actuación tras el compromiso del propio responsable, Indalecio Cabana, en la visita que el pasado miércoles realizó al centro ferrolano para supervisar el estado de la instalación deportiva. Lo que todavía no se ha determinado es cuándo y cómo se llevarán a cabo las obras, puesto que todo dependerá del presupuesto del que se disponga.

En este sentido, Martínez Galdós adelantó que se podría ejecutar en una o dos fases, en función de la cuestión económica.

 

seguridad

De todos modos, comentó que tras las obras ejecutadas esta semana, el pabellón se puede utilizar sin ningún problema.

Como se recordará, la dirección del centro decidía hace tres semanas cerrar el pabellón debido a las fuertes filtraciones de agua en su interior, lo que suponía un claro riesgo para la integridad física de la comunidad educativa.

Ayer, la instalación recuperó la normalidad en espera, eso sí, de que se acometan los nuevos trabajos comprometidos.

 

La Xunta asumirá una obra de mayor envergadura en el pabellón del Cruceiro