El cielo es el límite

Alexis Prince fuerza el tiro durante el partido ante el Girona | D. Alexandre
|

El entrenamiento del Star Center Uni Ferrol ya ha terminado, pero en la pista de Esteiro todavía resuenan los botes del balón. Las zapatillas de Alexis Prince (Jacksonville, Florida, 1994) chirrían sobre el parquet. Lo suyo es talento natural –¡y mucho!–, pero también grandes dosis de trabajo, de ahí que su actividad diaria suela tener como epílogo sesiones de lanzamiento mano a mano con Jamie Scott. La norteamericana es callada, fría, pero también afable, educada y trabajadora. No se la oye demasiado, pero siempre está dispuesta para lo que haga falta. Una sencillez fuera de la cancha y una precisión dentro de ella que la ha convertido en referente en Esteiro.
Deportivamente, sus primeros meses en Ferrol no fueron fáciles. Hacer olvidar a una baloncestista como su antecesora, Shacobia Barbee –una de las jugadoras más regulares del pasado campeonato–, no resulta sencillo y, además, los números de Alexis Prince tardaron en despegar. “Es de las jugadoras con más talento que he visto”, defendía entonces su técnico, Lino López, convencido de que solo necesitaba “tiempo para entender el juego del equipo”. El preparador departamental tiene ojo y emplea cientos de horas visionando vídeos de jugadoras. Los suyo es importar talentos desconocidos y con Alexis Prince tampoco se equivocó.

La estadounidense ha ido de menos a más hasta convertirse en una pieza absolutamente fundamental en los esquemas del equipo justo cuando el campeonato entra en su fase decisiva. Ha sido la máxima anotadora en las dos últimas jornadas y en los tres partidos que el Star Center disputó recientemente promedió más de 24 puntos de anotación y 23,3 de valoración. “Estoy dando más de lo que siempre creí que podía aportar al equipo”, reconoce una Prince que cada vez se ve “más agresiva, con más confianza” en su búsqueda de nuevas maneras de ayudar al grupo. “Quiero demostrar que puedo ser una jugadora completa y también una buena compañera”, reivindica.
Hasta ahora lo está logrando. Es la segunda máxima anotadora del Uni Ferrol, la tercera en rebotes y de las más valoradas. Pero, además, no le tiembla la mano a la hora de asumir responsabilidades y ello hace que en los últimos tiempos el equipo la busque con insistencia

Análisis
Físicamente poderosa y con unos movimientos gráciles, la alero de Jacksonville hace que el baloncesto parezca muy sencillo. Se siente bien físicamente, pero también “cómoda con el juego del equipo”. “Tuvimos un pequeño bache a mediados de temporada, pero siempre encontramos la forma de recuperarnos y luchar hasta el final. Ahora estamos en ese momento de la temporada en el que tenemos que trabajar duro y luchar contra la fatiga para consolidar nuestro puesto en la liga”, resume Prince.
La jugadora ha asimilado la cultura de trabajo que proclama Lino López para su equipo, pero también esa idea de que, con esfuerzo, cualquier cosa es posible. Así se expresa a la hora de evaluar el futuro de un Star Center Uni Ferrol del que asegura que “el cielo es el límite” y remarcar que “con nosotros no se puede predecir cómo va a ser cada partido, pero puedes contar con que todos nos vamos a esforzar al cien por cien y luchar hasta el final”. Con tal perspectiva, no es extraño que sus expectativas para los próximos meses pasen "por llegar lo más lejos que podamos y disfrutar cada partido dentro y fuera de la cancha al máximo".

El cielo es el límite