Tras un año de investigación, sigue sin aparecer el asesino de Elisa Abruñedo

Asesinato en Lavandeira
|

El Concello de Cabanas y la Asociación de Mulleres Cabanas Rural tienen convocada para el próximo lunes, día 1 de septiembre, una concentración en recuerdo de Elisa María Abruñedo Pérez, la mujer de 46 años que apareció degollada y con signos de agresión sexual a pocos metres de su casa, en el lugar de Lavandeira. Ese día hará un año exactamente que ocurrieron los trágicos hechos y la Guardia Civil continúa las investigaciones sobre la autoría de los mismos, sin obtener resultados por el momento.
La tarde del 1 de septiembre de 2013, domingo, Elisa María Abruñedo había salido a dar un paseo por el entorno de su casa, como hacía habitualmente, y no regresó a su domicilio. Su esposo e hijos dieron la voz de alarma y en la búsqueda participaron la  Guardia Civil a pie y con un helicóptero, miembros de Protección Civil de Cabanas y Ares, los bomberos de Ferrol con perros de rescate, vecinos, familiares y amigos.
No la encontraron hasta el día siguiente por la noche. Su cuerpo, semidesnudo y con signos de violencia, apareció entre unos matorrales cerca de la carretera. El hallazgo lo hizo un vecino de la zona que, al enterarse al día siguiente de la desaparición de Elisa, recordó que el domingo la había visto caminando por el borde de la calzada cerca de una curva y que incluso tuvo que hacer una maniobra con el coche para no atropellarla. Pensó que otro coche pudo haberla alcanzado y se lo comentó a la Guardia Civil, indicando el lugar concreto en el que había sido, pero como ya era de noche y esa zona ya la habían inspeccionado durante el día, los agentes no fueron en ese momento. Él si lo hizo, acompañado de un pariente y provistos de unos focos, descubriendo el cadáver de la mujer a unos cinco metros de la carretera, y a unos entre 100 y 150 metros del lugar en el que este vecino la había esquivado con el coche la tarde anterior.
La concentración programada para el próximo lugar tendrá lugar a las ocho de la tarde en el parque de O Areal, en las inmediacions de la caseta de información de turismo del Concello de Cabanas.
Con este homenaje se pretende brindar el apoyo del Concello y de sus vecinos a la familia de Elisa María Abruñedo. Al mismo tiempo, se aprovechará la ocasión para reclamar que la investigación del asesinato no caiga en el olvido y se continúen los trabajos para resolver este crimen que supuso un gran impacto en Cabanas.
En la convocatoria del acto se incide en que, después de un año de este terrible incidente, “non hai ningunha resposta ó que aconteceu en Lavandeira y desta forma quere dicirse que ninguén se esquece de Elisa Abruñedo”.

Tras un año de investigación, sigue sin aparecer el asesino de Elisa Abruñedo