Música, ferias y coches clásicos, en la oferta del fin de semana ferrolano

|

Desde primeras horas de la mañana comenzaron a verse en el estacionamiento de la zona de A Malata vehículos que pocas veces uno se cruza por las carreteras. Formaban parte de la concentración de coches clásicos, organizada por la Escudería Ferrol, que ayer celebró una “quedada” en la ciudad naval.
De A Malata al centro de la ciudad y de esta a sus playas, lo que permitió que los propietarios de estos vehículos pudiesen disfrutar también de una jornada turística.
Solo unos metros hacia el puerto interior, los puestos de venta de la Feria de Verano abrían sus puertas en Curuxeiras también por las mañana. La asociación sociocultural ASCM aprovechó la jornada de ayer para organizar esta feria, en la que se vendieron productos de todo tipo, desde gastronomía y segunda mano a alimentos ecológicos o libros. El evento tenía fines solidarios, ya que lo recaudado por la inscripción de los vendedores estaba destinado a la entidad, declarada de utilidad pública.
Para quienes no se dirigieron a las playas por la mañana, los jardines de Herrera fueron punto de encuentro, especialmente de los amantes de la música.
La Banda Ferrolán de Música ofreció un concierto más del ciclo del ciclo de verano, una actividad del área municipal de Cultura, que busca aproximar la música a los distintos barrios, cumpliendo el objetivo de descentralizar la cultura.
Así, hasta el próximo 3 de septiembre continuará la programación musical de la Banda, iniciada la pasada semana en la plaza del Himno Galego y que ayer llegó a los jardines de Herrera. La actividad tendrá continuidad el día 20 de agosto, con un concierto en Ferrol Vello; el 27, con la actuación en el castillo de San Felipe; el 31, en la plaza de Amboage y, finalmente, el 3 de septiembre, en el populoso barrio de Canido.
Pero sin duda el barrio de Ferrol Vello fue ayer el más visitado de la ciudad, con la Feria Medieval como foco de atracción.
La “Eira dos nenos”, con juegos tradicionales en la Praza Vella y el campamento medieval en el atrio de la iglesia de San Francisco atrajeron sobre todo a los más pequeños a partir de última hora de la tarde y, ya por la noche, las calles se llenaron de gente y se celebró por primer año una cena medieval en la taberna de la alameda del Carbón.
Un espectáculo de fuego, música y pirotecnia puso el colofón a la jornada de este sábado medieval.

Música, ferias y coches clásicos, en la oferta del fin de semana ferrolano