La Feria del Libro de Ferrol se despidió ayer con claveles rojos y un balance positivo de visitantes

|

Fueron muchos los ferrolanos que ayer quisieron acercarse por la plaza de la Constitución para disfrutar del último día de la 28 edición de la Feria del Libro, que este año la concejalía de Educación presentó bajo el título de “A Festa da Lectura, do Libro e da Palabra 2017”. 
En esta ocasión, además, había mucho que celebrar pues se conmemoraba el Día Internacional del Libro, por lo que las 13 casetas participantes –9 libreros y 3 institucionales– regalaron un clavel rojo por cada compra, emulando la tradición catalana de Sant Jordi. “Este es el tercer año que lo hacemos, con la colaboración de la floristería Xunco, y la verdad es que la gente lo agradece mucho y se alegra al recibirlo”, comentaba el representante en la comarca de Ferrolterra de la Federación de Libreiros de Galicia, Antonio Martínez.
Hasta cerca las nueve de la noche, los visitantes pudieron disfrutar de distintas actividades así como un 10% de descuentos en las compras, sorteos, sorpresas y regalos. Las firmas de autores fueron, como cada año, uno de los grandes atractivos. El día de ayer comenzó con la del humorista gráfico Luis Davila en la caseta de la Central Librera desde las doce del mediodía, dedicando sus obras de la colección “O Bichero” con dibujos personalizados.
La autora Cris Cebral también quiso firmar ejemplares de su obra  “Noa” en la caseta de Espazo lector Nobel y José María Paz Gago hizo lo propio con “El octavo arte” en la caseta de Librería Day, al igual que Carlos de Vilanova. 
Otra de las citas clave desde hace cuatro años son las exhibiciones de partidas simultáneas de ajedrez, incluso con piezas gigantes, seguidas de la cuarta Muestra Popular, todas ellas en colaboración con el Círculo Ferrolán de Xadrez y alumnado de distintos centros de la ciudad.
La joven artista Noreia Hermida Pérez –alumna del conservatorio Xan Viaño– y su piano pusieron la nota musical a la mañana y la Biblioteca Municipal siguió celebrando su 75 aniversario en la caseta instalada en la plaza con dos actos de cuentacuentos y talleres infantiles. Para cerrar la jornada, Paulino Gasalla presentó su libro “Alejandro Porto Leis. Un alcalde para o pobo en tempos escuros”, de reciente publicación.
Aunque la de este año se vio afectada por el fortísimo viento que  sopló en la ciudad y que hizo que volasen algunos tejados de las casetas instaladas, desde la Federación de Libreros comarcal apuntan a que el balance fue positivo, al igual que en los años anteriores. “Solo tuvimos que cerrar el jueves por la mañana y la verdad que por la tarde la gente respondió. Los ferrolanos se muestran curiosos y compran. Merece la pena, no tanto por la ventas, sino  por expandir el libro”, destacan desde la entidad, al mismo tiempo que indican que el libro infantil y juvenil es el rey en estas ocasiones. 
Unos de los reclamos que demandan para futuras ediciones, sería la presencia de más actuaciones para niños, aunque aseguran que esta es una fiesta que merece la pena disfrutar, por lo que puede venir “desde el bebé hasta el de 100 años”.
Ahora toca disfrutar de la I Feira do Libro Antigo e de Ocasión, que se celebrará del 26 de abril al 11 de mayo. l

La Feria del Libro de Ferrol se despidió ayer con claveles rojos y un balance positivo de visitantes