Reportaje | Carlos Caraglia ultima las maletas para su nueva expedición al Ártico Sueco

|

“Se puede decir que esta es la expedición que más me motiva”. Así de contundente y entusiasta se muestra estos días el fotógrafo y explorador ferrolano, Carlos Caraglia, que a finales de este mes viajará a Islandia y al Ártico Sueco junto a Glakma, una asociación creada en 2001 con el fin de utilizar los glaciares como sensores naturales de la evolución del calentamiento global.

“Todos los viajes me hacen ilusión, pero este en particular porque por primera vez voy a grabar trabajos científicos y mostrar lo que es la realidad del deshielo con datos. Esto es muy importante porque, al fin y al cabo, lo que quiero hacer es contarle a la gente lo que está pasando”, explica Caraglia, al tiempo que indica que es realmente motivador porque va a grabar una serie para emitir por Internet y un documental con Panassonic.

A finales de este mes, el equipo saldrá de Ferrol en Land Rover hasta Dinamarca, desde donde irán en ferry, el 2 de mayo hasta Islandia. Una vez allí, se desplazarán en todoterreno, la única forma para llegar a determinados puntos donde trabajará Glakma.
Tras esta parada, volverán a embarcar en el ferry hacia Dinamarca y desde allí saldrán al Ártico Sueco, “donde contratamos un helicóptero porque no hay forma de llegar al glaciar de otra manera y allí pasamos unos 8 días y nos volvemos a Ferrol”, comenta. En total, estarán fuera de casa un mes y medio.

Como prioridad, “tenemos que recoger los datos de las estaciones de medida –barras con sensores que lo que hacen es medir el hielo y la pérdida de este cada hora– instaladas allí y que terminarán su vida el próximo año, y montar nuevas para establecer más puntos de recogida de datos”.

Durante esa semana, estarán completamente aislados, por lo que estos días ultiman todo lo necesario para ese tiempo, adquirido con sus propios medios ya que Glakma lleva tres años sin recibir financiación. “Llevamos comida, tiendas –porque desde el minuto uno que salimos en expedición, que son 12.000 kilómetros en Land Rover, siempre dormimos en tiendas nada de hoteles– generadores, placas solares para cargar los equipos...”, declara.

Como en anteriores viajes, los drones no van a faltar en esta ocasión, aunque será más importante la cámara fija. “Vamos a descender por cuerdas y las propias entrevistas a los científicos las haré colgado en los molinos; para mi es un sueño”, indica Caraglia.

Colegios Expedicionarios
Aprovechando que van a realizar la expedición en época escolar y siguiendo una de sus máximas, la divulgación, Glakma pretende conseguir un total de 100 centros de toda España para que se conviertan en “Colegios expedicionarios”. Hace unas semanas, visitaban por este motivo el IES Terra de Trasancos de Narón y esta misma semana, Nathional Geographic confirmó su participación colaborando con la campaña en redes sociales.

“Vamos a estar mandando imágenes cada semana, a montar unas presentaciones que cada usuario va a poder descargar desde la página www.galkma.org, y vamos a enseñar la realidad de la expedición: los chavales van a poder ver lo mal que lo pasamos, la aventura, las ventiscas, la naturaleza más extrema, la ciencia... Nos parece muy importante que los colegios tengan acceso a un material tan costoso y tan difícil de conseguir”, destaca.

No piden ningún tipo de ayuda económica, solo que cada centro se inscriba –hasta el momento hay once centros de toda España– para acceder al contenido. “Me gustaría que los gallegos y, en particular los de la ciudad naval, se unan”, explica el expedicionario ferrolano.

Groenlandia
El próximo viaje que realizará Carlos Caraglia será a Groenlandia, para el que finalmente no utilizarán la embarcación presentada en noviembre en el puerto de A Graña. “Vamos en otro barco porque Karmenka restauró un velero espectacular y preferimos ir en ese”, explica.

¿Como conclusión? “La gente tiene mucho más interés por la realidad del planeta de lo que pensamos”. De ahí la importancia de mostrar la realidad para modificar el futuro. l

Reportaje | Carlos Caraglia ultima las maletas para su nueva expedición al Ártico Sueco