Reportaje | Las pintadas sobre pinturas estropean la esencia del “street art”

|

Las pintadas en estatuas, edificios públicos, mobiliario urbano o viviendas particulares son actos vandálicos con los que los Concellos tienen que lidiar a diario y proceder a su limpieza, si quieren mejorar la imagen de la ciudad.
La moda del “street art” y de los murales, como forma de expresión artística y de dotar a zonas degradadas de vitalidad con pinturas de artistas, si bien vino a sustituir muchas pintadas en paredes por auténticas obras de arte, se han visto últimamente también afectadas por la impronta de “pseudoartistas” o gamberros que quieren dejar su recuerdo a modo de firma o “tags” sin respetar las muestras de arte callejero.
En Ferrol, la tendencia del mural –aunque ya existían en establecimientos particulares o edificos públicos como colegios o guarderías– tiene su máxima expresión en la iniciativa artística de Canido, “Las Meninas”. No se trata de pintadas, sino de obras de arte de pintores de diversas nacionalidades y tendencias que han logrado convertir un barrio en todo un lienzo en honor a Velázquez y promovido por el artista local Eduardo Hermida.
Sin embargo, esta iniciativa, que ya se ha consolidado en el calendario festivo anual de la ciudad y que ha traspasado fronteras, se está también deteriorando como consecuencia de las pintadas. Así, no son ya pocas las Meninas que se han visto “profanadas” por frases, nombres, símbolos o “tags” de grafiteros que no han elegido otro lugar para plasmar su energía que lo que ya son murales artísticos.
En centros como el IES de Canido también se ha estropeado el mural de colores con nombres o pintadas, y el ya clásico dibujo de un rostro en las inmediaciones del Concepción Arenal está también lleno de firmas.
La idea de administraciones y particulares –recientemente se ha pintado un mural artístico en el pabellón de Esteiro o en el Gran Hotel de Ferrol– de embellecer la ciudad con pinturas choca, sin embargo, con el deseo de algunas personas de mostrar la peor imagen posible con pintadas.

Reportaje | Las pintadas sobre pinturas estropean la esencia del “street art”