Vecinos de Caranza denuncian las carencias infraestructurales

Mercado de Caranza
|

El estado actual del mercado de Caranza es muy malo según el 81% de los vecinos del barrio. Así lo refleja una encuesta realizada por la asociación sociocultural López Bouza, que entrevistó entre enero y febrero a un total de 204 personas para realizar una radiografía de las principales preocupaciones y carencias detectadas por los residentes en esta zona.
Precisamente el mercado –en torno al cual han articulado sus reivindicaciones varias entidades del barrio, que han convocado para el día 23 una concentración ante las instalaciones– es el que obtiene los peores resultados. Al 81% que consideran su estado muy malo se suman el 15% que lo ve malo y el 4% regular.
La situación de los locales comerciales también es muy mala para el 77% de los encuestados,  que consideran que no hay oferta suficiente, mientras que el 14% opina que es mala, el 6% regular y solo el 3% buena o muy buena.
En el ranking de “quejas” de los vecinos figuran también los locales sociales destinados a la juventud, una dotación de infraestructuras que para el 63% se encuentra en situación muy mala, para el 33% mala, para el 3% regular y únicamente para el 1% buena. Algo mejor es la de locales sociales para mayores, aunque las opciones mayoritarias de respuesta siguen siendo mal (36%) y muy mal (35%). El 19% considera regular estos servicios, el 8% buenos y el 2% muy buenos. Tampoco el comedor social tiene el favor de los vecinos. El 65% lo considera malo, el 22% muy malo y solo el 11% regular y el 2% bueno.
La playa de Caranza presenta  un estado malo o muy malo para el 90% de los entrevistados –45% en cada opción– y únicamente el 2% considera que este arenal se encuentra en buenas condiciones.
Por lo que se refiere a otro importante espacio de ocio del barrio, el paseo marítimo, un 45% de los entrevistados opinan que su situación es mala, seguida del 33% que la ven regular y del 17% que la considera muy mala. Solo un 5% la ven buena o muy buena. Mejor es la consideración que obtiene al estado de las aceras, calles y jardines, que se encuentran “regular” para un 52% de los encuestados, mal para el 27% y muy mal para el 13%.
Los parques infantiles y biosaludables siguen la misma línea, con un 46% de los vecinos que los ven regular, un 29% mal y un 20% muy mal.
En el capítulo de seguridad ciudadana la opción mayoritaria es la que considera que en este aspecto la situación del barrio es regular (un 52%), el 40% la juzga mala o muy mala y el 8% restante, buena.
Por último, los mejores resultados los obtienen el servicio de amarres en el pantalán (solo un 10% lo consideran malo y muy malo y las opciones mayoritarias son regular, con un 45%, y bueno, con un 40%) y el de autobuses urbanos. Estos últimos reciben una valoración regular en el 45% de los casos, buena en el 40%, muy buena en el 6% y solo mala y muy mala en el 9% de las respuestas.
A preguntas concretas sobre determinadas infraestructuras, las respuestas son contundentes. El 99% de los entrevistados considera que ni la playa y el paseo marítimo ni el mercado reciben buena atención municipal y el mismo porcentaje apunta que se deberían rebachear las calles y arreglar las aceras. El 98% entiende que tendría que realizarse la rehabilitación del mercado y también que sería necesario gestionar un servicio de urgencias de 24 horas.
Otros porcentajes que rondan el 100% señalan que habría que enterrar las líneas de alta tensión (99%) e instalar más locales comerciales (99%), mientras que la totalidad de los encuestados reclaman locales sociales para mayores y jóvenes.
El 97% de los vecinos piden más servicios para el pantalán, el 78% creen que los parques no tienen suficiente mantenimiento y el 79% que no hay un nivel adecuado de seguridad ciudadana en el barrio.

al ayuntamiento
Los resultados de esta encuesta serán trasladados ahora al Concello para que tenga en cuenta estas demandas.
La asociación López Bouza ha realizado una serie de consideraciones en relación con los resultados de la encuesta y, así, señala que muchos de los encuestados han expresado su malestar por el abandono de accesos y servicios en la playa, la falta de poda de los matorrales, la contaminación del agua y la necesidad de llevar a cabo una actuación de desratización. Los bancos rotos y el agrietamiento del carril bici son algunas de las deficiencias que se expusieron en relación con el paseo marítimo.
Por lo que se refiere a los buses se echa en falta una mayor frecuencia en la línea 3, que presta servicio entre Caranza, el Marcide y el centro comercial Parque Ferrol, mientras que en materia de seguridad, los encuestados apuntan que la policía acude al barrio más para poner multas que para evitar la delincuencia y los actos incívicos.

Vecinos de Caranza denuncian las carencias infraestructurales