Nicolás Franco Salgado-Araujo y Pilar Bahamonde Pardo de Andrade

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-d3a52551
|

Un matrimonio muy conocido en Ferrol en los años finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX fue el formado por Nicolás Franco Salgado-Araujo y Pilar Bahamonde Pardo de Andrade. Nacidos ambos en Ferrol los respectivos años 1855 y 1866, procedían de unas familias de arraigo tradicional en la Armada. Sus respectivos padres, Francisco Franco Vietti y Ladislao Bahamonde (en ocasiones aparece como Baamonde) Ortega, pertenecieron al Cuerpo de Intendencia y Administración de la Armada.  

Nicolás Franco Salgado-Araujo hizo sus primeros estudios en Ferrol e ingresó en febrero del año 1877 en la Escuela Naval de Ferrol. Alcanzado el grado de Teniente de Intendencia de la Armada, desde el año 1883 estuvo destinado en varios buques de la base naval de La Habana, donde según sus biógrafos comenzó su afición al juego y la vida nocturna. El año 1886 se incorporó al ejército colonial español de las islas Filipinas, donde también estuvo embarcado y combatió con el resto de militares allí presentes en la insurrección de Mindanao. 

Durante su destino en Filipinas, como fruto de su relación con la hija de un militar español allí destinado, Concepción Puey, una mujer joven con la que no llegó a casarse, fue padre de un varón llamado Eugenio, al que más tarde reconoció de forma legal. Su siguiente destino el año 1889 fue el Arsenal de Ferrol, ciudad donde conoció a la que pronto sería su esposa, Pilar Bahamonde, perteneciente a una familia de militares enraizada en Ferrol, una mujer conservadora, de vida austera y firmes creencias religiosas.

Celebrado el matrimonio en la iglesia ferrolana de San Francisco el 24 de mayo de 1890, Nicolás Franco y Pilar Bahamonde formaron su vivienda en la céntrica calle María del barrio de la Magdalena. El matrimonio tuvo cinco hijos, todos ellos nacidos en Ferrol: Nicolás (nacido el año 1891), marino, ingeniero naval y diplomático; Francisco (año 1892), militar del ejército de Tierra, que sería más tarde Jefe del Estado; Pilar (año 1895), casada con el marino Alfonso Jaráiz; Ramón (año 1896), aviador militar y héroe del vuelo del “Plus Ultra”, fallecido en extrañas circunstancias el año 1938; y María de la Paz (año 1899), que murió apenas cumplidos los cinco años.

Los cinco hermanos Franco Bahamonde nacieron en la citada vivienda de la calle María de Ferrol, actual número 136, un edificio de época de tres pisos, dotado de balcones y galerías de madera. Una casa bien conservada, que en su fachada muestra dos placas relativas al respectivo nacimiento de los hermanos Ramón y Francisco, mientras que en su interior, al que pocas personas hemos podido acceder, se guardan interesantes documentos de época, diversos cuadros y retratos de personajes de la familia y un abundante número de piezas de joyería y de cerámica, fruto del coleccionismo de Carmen Polo, esposa de Francisco Franco.   

A partir de la temprana muerte de su hija María de la Paz el año 1905, Nicolás Franco, hombre autoritario, librepensador, simpatizante de la masonería y de costumbres consideradas licenciosas, comenzó la práctica  separación de su mujer Pilar Bahamonde, que se materializó tras su destino forzoso a Madrid el año 1907, previo paso por el Arsenal de San Fernando en Cádiz. Continuó su carrera militar en diferentes destinos del Cuartel General de la Armada en Madrid. En el mes de marzo de 1913 fue nombrado Intendente de la Armada y en enero de 1918 fue promovido a Intendente General, pasando a la situación de Reserva  en el mes de noviembre de 1924. 

Estando asentado ya en Madrid, el año 1917 Nicolás Franco se casó en una ceremonia civil con Agustina Aldana, una maestra de educación secundaria, con la que estuvo manteniendo una relación estable hasta su muerte, estableciendo el matrimonio su domicilio en la calle Fuencarral. Diferentes aspectos de su vida fueron estudiados por el historiador británico Paul Preston.   

Durante su estancia en Madrid el marino ferrolano continuó efectuando su habitual vida nocturna, siendo un asiduo visitante de diversos bares de copas y alterne madrileños. Incluso a partir del año 1939, en los últimos años de vida de Nicolás Franco, llegaban a conocimiento de su hijo, Francisco Franco, entonces Jefe del Estado, numerosas denuncias de su comportamiento nocturno, que eran recibidas en sus Casas Civil y Militar, circulando diversas anécdotas, más o menos creíbles, sobre el particular.

Nicolás Franco Salgado-Araujo falleció en su domicilio de la calle Fuencarral en febrero de  1942. Vestido de uniforme militar, fue velado en el Palacio del Pardo y a continuación sepultado en el panteón del cementerio madrileño de la Almudena, donde ya se encontraba enterrada su primera mujer, Pilar Baamonde, sin permitirse la presencia en la ceremonia fúnebre de la que era su pareja.

Su mujer, Pilar Baamonde, había fallecido previamente el 28 de febrero de 1934 en Madrid. Fue enterrada en el panteón familiar del cementerio de la Almudena, sin la asistencia personal del que durante muchos años había sido su marido, Nicolás Franco Salgado-Araujo. En la esquela de fallecimiento de Pilar (con apellido de Baamonde, sin h intercalada), publicada en la prensa madrileña, aparece en primer lugar “su viudo”, pero sin especificar su nombre. A continuación siguen los nombres de sus hijos e hijas políticas, aunque tampoco aparece el nombre de la esposa de Ramón Franco.

jburgoa@hotmail.com

Nicolás Franco Salgado-Araujo y Pilar Bahamonde Pardo de Andrade