Arraigo ha conseguido en dos años ser referente de la solidaridad en la ciudad

Aniversario de Arraigo en el Cantón
|

Solo dos años y cientos de horas de labor solidaria han convertido a Arraigo en una entidad de referencia en el ámbito solidario de la ciudad. Así se lo reconoció el jurado del Premio Solidario y así se lo reconocen día a día los usuarios de sus instalaciones de la calle del Sol y las personas que  no tienen un hogar y se han recobrado en uno u otro momento de su vida con los bocadillos, el café o la conversación de los voluntarios de Arraigo.
Con la resaca todavía del galardón entregado en el Concello el pasado viernes, ayer los voluntarios de Arraigo –no cuentan con trabajadores que perciban salario alguno– se ponían de nuevo los manguitos para dar algo de felicidad a los demás. Era día de fiesta y ni la amenaza de lluvia sirvió para estropear la jornada.
Arraigo cumple dos años desde que comenzó su actividad en un local prestado y compartido con otra entidad. Primero fueron las meriendas solidarias, para dar a las personas en riesgo de exclusión y que no tienen un hogar fijo un espacio donde compartir un alimento pero también una charla o refugiarse de la calle. Desde el mes de febrero de este año, Arraigo tiene sede propia –calle del Sol 154– y presta más servicios, eso sí, gracias a su voluntariado y al apoyo que reciben de particulares y de establecimientos que recogen para ellos alimentos, productos de higiene y ropa. A esas meriendas se unen ahora otras ofertas como los “Almorzos solidarios” –desayunos los domingos para las personas necesitadas–; el “Un café na rúa”, que sale a la calle a dar un café a quien peor vive, o el proyecto “Punto de encontro”, que permite contar con un espacio para ocupar los tiempos muertos de los sin techo, dando cobijo y atención.

Arraigo ha conseguido en dos años ser referente de la solidaridad en la ciudad