El Racing sigue mostrando sus credenciales al título de liga

Armental, en una imagen del partido ante el Choco, fue uno de los jugadores en los que confió Larraz
|

El Racing sigue demostrando que están en un gran momento de forma y ayer lo confirmó en el encuentro que disputó en la localidad ourensana de Carballiño, en el que se impuso al Arenteiro por un claro 0-4.

De salida, el entrenador racinguista decidió realizar varios cambios con respecto al equipo de la pasada jornada. Así, Pau Bosch ocupó el puesto del sancionado Villarejo, en el lateral izquierdo, mientras que Joel recuperó la titularidad acompañando a Borja Hernández en el centro del campo.
Además, Marcos Álvarez también fue de la partida, mientras que el que no jugó fue Joselu, que vio todo el partido desde el banquillo.


El cuadro verde tenía claras las ideas y saltó al campo con la intención de adelantarse cuanto antes. Lo pudo hacer a los siete minutos, con una jugada de Marcos Álvarez que Catú cabeceó a las manos del portero contrario.
Un par de minutos más tarde fue el cuadro local el que tuvo su ocasión, tras un saque de esquina, en un lanzamiento, a la media vuelta de Róber que salió rozando el poste.

El que no dejó pasar la oportunidad de marcar fue el delantero Juan Antonio, cuando se aprovechó de una cesión al portero para encontrarse con el balón en el área y enviarlo al fondo de la red.
Antes de finalizar el primer tiempo, el conjunto departamental incrementó su renta por medio de su capitán. Pablo Rey recibió el esférico, se marcho de dos rivales y lanzó desde fuera del área lejos del alcance del cancerbero .

Descanso
Sin que hubiera más cosas que reseñar, los contendientes se retiraron a descansar a los vestuarios, con el resultado de 0-2.
El cuadro verde comenzó la segunda mitad con el mismo guion y sin dejar que su adversario pudiera poner en apuros a Diego Rivas.
Por el contrario, Pablo Rey dejó claro que quería alcanzar el “pichichi” de la categoría, algo que consiguió con un gran tanto de vaselina, después de un buen servicio de Juan Antonio. Era el 0-3 que, prácticamente, dejaba sentenciada la confrontación en Espiñedo.
A partir de ese momento, el encuentro se convirtió en un monólogo del conjunto ferrolano, que tenía totalmente controlado el choque.
La insistencia de la escuadra departamental tuvo sus frutos, en el minuto 64, con un cuarto tanto. Fue con un saque de esquina que terminó con un remate de Seoane al fondo de la red.
El Racing estaba muy bien posicionado y sin mostrar fisuras, lo que le permitió dejar que fuera pasando el tiempo hasta llegar al final del tiempo reglamentario con el cómodo triunfo por 0-4. l

El Racing sigue mostrando sus credenciales al título de liga