El PSOE logra un resultado histórico y supera por primera vez al PP en Galicia

Un grupo de personas votan e el pabellón polideportivo de O Milladoiro (Ames) | lavandeira jr. (efe)
|

No ocurrió ni siquiera en los tiempos de las grandes mayorías absolutas de Felipe González al frente del Gobierno español. Sin embargo, ayer fue la jornada en la que el PSOE dio su verdadero “sorpasso” en Galicia. Los socialistas gallegos superaron por primera vez en la democracia al PP en la comunidad.


Si algo define la jornada de electoral en Galicia es la palabra cambio. El Partido Popular sufrió una dura derrota en el que se puede considerar uno de sus feudos más leales y pasó a ocupar la segunda posición en cuanto al apoyo de los ciudadanos. Enfrente, un PSdeG-PSOE aupado por la fortaleza estatal de los socialistas logró establecerse al frente de la tabla de resultados.

Finalmente, el escrutinio situó al partido que dirige en Galicia Gonzalo Caballero con diez escaños (más de medio millón de votos y más del 32% de los sufragios porcentuales), por los nueve con los que se quedó la formación presidida por Alberto Núñez Feijóo (más de 447.000 votos y un 27,4%). Así, los socialistas incrementaban en cuatro su presencia de diputados gallegos en el Congreso, al ganar un escaño en cada una de las provincias en juego. Mientras, el PP perdía tres escaños con respecto a las elecciones de junio de 2016, de manera que solo conseguía repetir su resultado en la provincia de Lugo. 

Divorcio improductivo
En tercera posición se situó en Galicia En Común-Unidas Podemos, la coalición conformada por Podemos y Esquerda Unida, que se quedaba lejos del buen resultado conseguido en los dos comicios anteriores (diciembre de 2015 y la repetición de junio de 2016), cuando se encuadraba dentro de la confluencia de En Marea. El “divorcio” entre estas dos formaciones rupturistas pasó mucha factura a Unidas Podemos dejándola solo con dos diputados (había tenido cinco en las anteriores y seis en 2015), uno por A Coruña y otro por Pontevedra (superando los 230.000 votos y el 14% de los sufragios); y todavía más al partido que dirige Luís Villares, que desaparece por completo del arco parlamentario, tras no lograr ningún escaño y quedar por detrás de Cs, el BNG y Vox, sumando menos de 18.000 votos y con poco más del 1% de los apoyos.

12 copia


Y es que los otros ganadores de la noche en Galicia fueron los de la formación que dirige Albert Rivera. Cs consigue por segunda vez obtener representación en Galicia, después del diputado que, de manera fugaz, ocupó un escaño por A Coruña tras las elecciones de diciembre de 2015 y antes de la repetición electoral de junio del año siguiente. En la jornada de ayer, el partido naranja consiguió reeditar el puesto por A Coruña, al que sumó también su primer escaño por Pontevedra, para encaramarse al cuarto puesto autonómico (con más de 180.000 votos y el 11% de los sufragios).

El BNG se recupera
Por su parte, el BNG volvió a quedarse sin representación, aunque durante varios momentos del escrutinio llegó a disputarle el último escaño por la provincia de A Coruña al Partido Popular. Con todo, los nacionalistas –con más de 93.000 apoyos (más del 5% del total)– lograron duplicar sus sufragios y recuperar parte de la fuerza perdida en los anteriores comicios a manos de las nuevas fuerzas gallegas, divididas en este 28-A entre En Común-Unidas Podemos y En Marea. 


Quienes finalmente se quedaron sin escaño gallego fueron los representantes de Vox, pese al gran avance que los llevó de la residualidad de hace tres años (poco más de un millar de votos) a superar los 80.000 en estos comicios y el 5% de los sufragios en términos porcentuales. De este modo, Galicia se convirtió en una de las pocas comunidades –junto al País Vasco, Navarra, La Rioja, Cantabria y las Islas Canarias– en las que el partido que dirige Santiago Abascal no consiguió representación parlamentaria. l     

El PSOE logra un resultado histórico y supera por primera vez al PP en Galicia