El último paso del proceso, la actualización de precios

|

La última de las medidas que se pretende ejecutar, una vez que esté regularizada la situación de todos los inquilinos, será la actualización de alquileres a precio real. Entre tanto, quienes no tienen contrato y, por tanto, no pagan alquiler, deberán abonar unos precios que se recogen en el estudio orientativo a debate y que podrían girar entre un máximo de 112,50 euros –como ejemplo, se puso el número 1 de la calle Euskadi– hasta 28,13 euros con la máxima  bonificación. En este sentido, el responsable de Patrimonio, Alejandro Langtry, explicó que se establecerán bonificaciones del 25, 50 y 75%. En el primer caso están los arrendatarios con ingresos entre dos y 2,5 veces el Iprem –hasta 1.300 euros– de renta, que pagarían en torno a unos 84 euros de alquiler; en el segundo los que tienen ingresos entre el Iprem y dos veces esta cuantía –hasta 1.065 euros–, que deberían abonar unos 56 euros; y en el caso de una bonificación del 75%, quienes no tienen ingresos superiores al Iprem –532,51 euros–, que pagarían unos 28 euros. En cualquier caso, el responsable de Patrimonio explicó que la actualización de rentas antiguas –hay 702 alquileres en el padrón con rentas inferiores a tres euros– sería el último paso del proceso. Más próximo en el tiempo sería, para 2015, poder adjudicar más viviendas de las que se encuentran vacías, ya que se han recuperado 64 locales y viviendas que es preciso arreglar, siguiendo la lista de espera de adjudicaciones. n c.r.c.

El último paso del proceso, la actualización de precios