Muchas piedras en el camino

Foto oficial Racing de Ferrol
|

“Son gajes del oficio... pero es que esta temporada nos están golpeando mucho”. Con estas palabras, Garrido verbalizó el sentir de una plantilla que el pasado sábado, a pesar de la victoria sobre el Porriño Industrial, quedó anímicamente “tocada” por la lesión sufrida por Catú y que el lunes, al conocerse el grave alcance de la dolencia, quedó conmocionada.


Pocos jugadores del Racing se han salvado de sufrir alguna dolencia más o menos grave esta temporada. Y, aunque Garrido apunta que “ya es imposible que haya más lesiones”, lo cierto es que esta circunstancia está condicionando, y mucho, el trabajo de la plantilla a lo largo de la temporada. “Si esto le pasa a cualquier otro equipo, estaría abajo”, dijo al respecto el director deportivo racinguista, Carlos Mouriz.

Así que, llegados a estas alturas del campeonato, el capitán racinguista, Pablo Rey, recuerda que “estamos en un punto en el que un jugador, aunque tenga molestias, no puede dejar de jugar”. Por eso, pese a no sufrir dolencias tan graves como las de algunos de sus compañeros, la pubalgia de Seoane, la talalgia de Joel López o el esguince que Joselu sufre en un tobillo hacen que no puedan trabajar durante la semana a un ritmo tan alto como sus compañeros, aunque no les impiden jugar los partidos del fin de semana.

Motivación
De hecho, como explica Armental, “las piedras en el camino nos tiene que servir de motivación para hacerlo por ellos”. En este sentido, compañeros como Pau Bosch o Garrido coinciden en señalar que estas adversidades tiene que unir más al equipo para sacar adelante esta situación. “Todo lo que hemos pasado lo hemos sacado nosotros”, dice el defensa cántrabro, en tanto que el catalán apunta que “los que estamos tenemos que hacer nuestro trabajo y el de los que no están. Hay que sacarlo adelante por ellos”.

En este sentido, Garrido insiste en que “desde dentro estamos convencido del trabajo que hacemos, de cómo entrenamos, de cómo jugamos, de que hacemos 250 cosas bien y muy pocas mal”. Por eso, el defensa asegura que “va a ser superemocionante que seamos capaces de conseguir el objetivo. Lo recordaré por mucho tiempo, porque estoy muy orgulloso de este vestuario, porque nos hemos repuesto a todo y cuando nos miramos nos decimos que hay que sacar esta situación adelante”.

Muchas piedras en el camino