Ferrol recuerda a Concepción Arenal en la casa de la calle Real que la vio nacer

Ofrenda floral a Concepción Arena onde esta o monumento
|

La experta en la figura de Concepción Arenal y premio nacional de Historia por la biografía de la autora ferrolana – “Concepción Arenal, la caminante y su sombra”–, Anna Caballé, abrió ayer un nuevo camino para redescubrir a una filósofa, escritora, feminista y trabajadora social de la que se conoce que estudió Derecho vestida de hombre y que su pensamiento está totalmente vigente, como mujer avanzada a su época. Pero Concepción Arenal de la que ayer se cumplió el bicentenario de su nacimiento, merece mucho más reconocimiento y, sobre todo, un mayor conocimiento.

Actos como los que se celebraron en su ciudad natal animan a profundizar en la vida y obra de esta mujer, que cuenta desde ayer con un nuevo punto de referencia en la ciudad, una placa que fue inaugurada en su casa natal, el número 177 de la calle Real, y que viene  a sumarse a la estatua, calles, asociaciones, premios e infraestructuras culturales y educativas que llevan ya en Ferrol el nombre de la autora.

Los actos institucionales comenzaron por la mañana, a los pies de la estatua que recuerda a Arenal en el barrio de Esteiro. Allí, autoridades civiles y militares acompañaron a la corporación en una ofrenda floral que estuvo musicada por el Real Coro Toxos e Froles, que abrió el acto con la interpretación de “El pueblo de Ferrol”.

En el acto tomaron parte la presidenta de la Asociación de Vecinos de Esteiro,  María del Pilar Otero; el concejal de Cultura, Antonio Golpe; y la escritora Anna Caballé.

Casa natal
Ya por la tarde, el número 177 de la calle Real se convirtió en escenario de un acto que volvió a reunir a autoridades y ferrolanos de a pie en el descubrimiento de la placa que desde ayer recuerda dónde nació la insigne pensadora. 

En el acto estuvieron presentes descendientes de Concepción Arenal, su tataranieto, Federico Cantero Núñez, y su hija, Carmen, además del rector de la Universidade da Coruña, Julio Abalde, y la vicerrectora de la USC, María do Mar Lorenzo, entre otras autoridades civiles y militares, representantes de entidades de la ciudad y ferrolanos en particular.

El tataranieto de Concepción Arenal agradeció los actos que se están organizando en Ferrol y la importancia de que la figura de su antepasada vaya más allá de los nombres de calles, colegios o bibliotecas para entrar en las aulas y que los alumnos gallegos puedan conocer el pensamiento y trabajo de Concepción Arenal. Así, lamentó que cuando él estudiaba “el liberalismo y catolicismo heterodoxo de Concepción Arenal no tenía cabida en las clases de Filosofía y Literatura”, y que tampoco lo tuvo, sin embargo, “en épocas más recientes ni ahora”. Federico Cantero recordó también en el acto celebrado ayer a su tía abuela Pilar, apuntando que “desde donde quiera que se encuentre estará emocionada” y a Anna Caballé por la labor realizada con la biografía de su antepasada.

El alcalde, Ángel Mato, animó a los asistentes a profundizar en la obra de la pensadora, jurista y defensora de los derechos humanos y a reflexionar sobre lo que quiso enseñar: “traballar cos más febles e convivir coa desigualdade, dende a compaixón, que hoxe chamariamos empatía, para poñerse no lugar dos que sofren”.

La música del Real Coro Toxos e Froles puso fin al acto institucional, al que dio continuidad, en AFundación, la conferencia de la profesora Anna Caballé.

Ideas
La vida y obra de Concepción Arenal fue desgranada en una ponencia por la estudiosa de la figura de la ilustre ferrolana, Anna Caballé que, previamente a la conferencia ofrecida, que llenó el aforo de la AFundación, destacaba la labor de esta precursora de los derechos humanos “algo que ahora está asimilado, pero no en su época”.

Valoró especialmente su aspecto reflexivo y el talento “excepcional” de Concepción Arenal para el esclarecimiento de las ideas. De este modo, aseguró que desarrollaba argumentaciones convincentes “e incluso cuando no las tenía, planteaba la situación como duda y generaba interesantes debates”.

La historiadora celebró que se recuerde este año el bicentenario del nacimiento de la escritora, con el fin de que se pueda volver a releer a Concepción Arenal, a la que definió como una “pensadora ética”.

Ferrol recuerda a Concepción Arenal en la casa de la calle Real que la vio nacer