Víctimas del accidente del tren se sienten "despreciadas" y piden "celeridad"

El portavoz de un grupo de víctimas del accidente de tren del pasado 24 de julio, Alberto García Tranche, responde a los periodistas a la salida de la reunión que la asociación "Víctimas Alvia 01455" ha celebrado hoy en
|

Víctimas del accidente de tren que el pasado 24 de julio provocó la muerte de 79 personas en el barrio compostelano de Angrois han señalado esta tarde que se sienten "despreciadas" y "abandonadas" por las huestes gobernantes, razón por la que piden que se investigue más y "se sepa qué pasó".

Del estado de ánimo de una treintena de afectados se ha hecho eco Alberto García Tranche, tras una reunión de la asociación 'Víctimas Alvia 01455' en Santiago de Compostela y después de que acordasen, en la asamblea no ser ellos los que compareciesen ante los medios de comunicación para comunicar el estado en el que se encuentran.

Esta organización, la segunda que se crea tras Afapas, está presidida por Víctor Taibo, hijo de María Teresa Gómez-Limón, diputada del grupo popular en la Asamblea de Madrid que viajaba en ese Alvia Madrid Ferrol que descarriló en la curva de A Grandeira en la víspera del Día de Galicia.

Gómez-Limón, a consecuencia del siniestro, sufrió lesiones y fracturas en un pie, el esternón y las cervicales, confesó tras lo sucedido que ese "horror" no se le iba de la cabeza y no dudó en llamar "terroristas" a quienes han consentido que algo así pueda acontecer.

Taibo no ha estado esta tarde por motivos laborales, ha dicho a la prensa Tranche, que ha insistido en que en este encuentro gallego hubo padres que han perdido a sus hijos, otros que han quedado sin sus hermanos, varios "perfiles" que "reclaman de alguna forma que se investigue más todavía".

También ha manifestado que la mayoría están "escépticos respecto a que haya algún tipo de responsabilidad política".

En cambio, han visto como "una buena noticia" que el magistrado Luis Aláez, que investiga esta tragedia, haya anunciado hoy que llamará a declarar como imputados a los presidentes que ha tenido Adif desde que se inauguró el tramo en el que se produjo el accidente.

Concretamente han sido tres las personas que han desempeñado dicha encomienda desde que está operativo el citado tramo. Se trata del actual presidente de Adif, Gonzalo Ferre, y de sus dos antecesores, Enrique Verdeguer y Antonio González Marín.

Tranche ha manifestado que "para ellos es una buena noticia que se investigue y que salgan a la luz nuevos hechos, lo ven como una noticia favorable y piden más esfuerzo y dignidad" para los que ya no están o siguen hospitalizados.

Muchos, ha proseguido, están valorando si personarse en la causa abierta, bien de manera individual o como grupo.

Tranche también ha asegurado que desde la Fundación Avata de Ayuda al accidentado, a la que se adscribe 'Víctimas Alvia 01455', han intentado ponerse en contacto con la Asociación de Perjudicados por el Accidente Ferroviario del Alvia (Apafas), personada como acusación popular, pero "no nos han cogido el teléfono".

'Víctimas Alvia 01455' se constituyó el pasado 5 de septiembre en Madrid, y allí fue elegido presidente Víctor Taibo, que tiene a su madre todavía en tratamiento. La idea es que en Galicia se constituya una delegación y la comunicación se establezca a través de videoconferencia y medios telemáticos.

El psicólogo José González ha afirmado a la prensa que las situaciones son muy distintas y se dan casos en los que miembros de una familia "no coinciden" en las "fases" por las que están pasando, que podrían "resumirse en cinco".

Hay "dolientes", el nombre que reciben, "en el estado de negación o de shock"; otros sienten "rabia e ira" hacia los responsables de este accidente y los medios de comunicación; después está la "tristeza", que es socialmente aceptada; la culpa, "por no haberme despedido, no haberle dicho que lo quería" y, por último, la aceptación, bajo la que se "reintegra un poco la pérdida pese a que nunca se vuelva al mismo punto".

Víctimas del accidente del tren se sienten "despreciadas" y piden "celeridad"