Los tesoros de Capitanía, al descubierto

Visita guiada a Capitania
|

La Armada abre al público a partir del próximo sábado el Palacio de Capitanía, símbolo durante más de dos siglos de su presencia e importancia en la ciudad. Un día al mes –arrancando este 4 de octubre– el inmueble podrá ser recorrido por dos grupos de entre 10 y 15 personas, de forma gratuita y con el único requisito de realizar una inscripción previa a través del correo electrónico ferturguias@yahoo.es. En el recorrido inaugural, que se celebró ayer con la presencia de autoridades y medios de comunicación, quedó patente el interés de la historia y el patrimonio que alberga el inmueble.  
El almirante jefe del Arsenal Militar de Ferrol, vicealmirante Manuel Garat Caramé, subrayó en presencia del alcalde, José Manuel Rey Varela, que esta es una iniciativa de ambas instituciones y destacó el papel que Capitanía jugó en episodios históricos importantes no solo de la ciudad, sino de todo el país, como la Batalla de Trafalgar, en la que participaron un gran número de ferrolanos, o el intento de invasión de los ingleses en 1800. En sintonía con el almirante, que se mostró satisfecho de poder mostrar a la ciudad este patrimonio, el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey, apostó por “enseñar las cosas de las que nos sentimos orgullosos”.
La comitiva de autoridades y periodistas invitados al recorrido inaugural siguió con atención las explicaciones de Isabel Díaz Robles, la guía, que se detuvo en las estancias más importantes de Capitanía y señaló los muebles y adornos más valiosos. El edificio, tal como explicó, fue contruido entre los años 1755 y 1761 y más adelante fue ampliado. Incorporó también en 1860 los jardines que están ante su fachada y que llevan el nombre del capitán general que promovió la obra, Segundo Díaz de Herrera.
El edificio fue la sede del departamento marítimo y dio alojamiento a 104 capitanes generales desde 1726 hasta 2003, cuando se retiró el último, Rapallo Comendador, tras la supresión de la Zona Marítima del Cantábrico.
En el recorrido hubo numerosas alusiones a la relación del edificio con la realeza. Isabel II se alojó en él cuando visitó la ciudad durante cinco días en septiembre de 1858, con su marido y su hijo, el futuro Alfonso XII. Los visitantes podrán recorrer el salón azul desde el que contempló los fuegos artificiales en su honor o el comedor de gala en el que se declaró impresionada por los grandes candelabros.
En el interior de Capitanía el público descubrirá, además, una pequeña parte del Museo del Prado en una serie de cuadros que la Armada tiene en depósito, así como una curiosa y valiosa colección de relojes, de pared y de pie, entre los que hay uno de Losada, al que se debe también el de la Puerta del Sol en Madrid. El lujo de las lámparas, los tapices y las maderas, que destacan en el trabajo de marquetería de los suelos y en diversos muebles, enriquece el nuevo programa de visitas que por primera vez en 250 años abre las puertas del Palacio de Capitanía a todos los ferrolanos. n

Los tesoros de Capitanía, al descubierto