El Racing no pudo culminar su trabajo

Pablo Rey protege la pelota ante un rival, con Maceira mirando la acción jesús caso/diario de navarra
|

El Racing no pudo dar en Estella continuidad a su triunfo de la semana pasada ante el Pontevedra y mantiene cierta distancia con respecto a los puestos que conllevan peligro de descenso. Al menos, en el cómputo de buenas noticias está que el avilesino Mendi marcó su primer gol como racinguista, aunque Maestresalas neutralizó la ventaja verde escasos minutos después con algo de suerte en su disparo.

La puesta en escena del Racing no pudo ser mejor, ya que a los cinco minutos ya se había adelantado en el marcador tras una bonita jugada trenzada al primer toque entre Pablo Rey y Joselu, que sirvió a Mendi para estrenarse como goleador racinguista. Salió el equipo ferrolano como un vendaval y perdonó el segundo pocos minutos después, cuando Armental, con todo a su favor, no pudo enviar el balón al fondo de las mallas de la portería defendida por Aitor Navarro. A lo largo del primer cuarto de hora, el equipo ferrolano bordó el fútbol, llegando por las dos bandas y ganando la espalda a la defensa del Izarra, con pases filtrados que sorprendieron a una escuadra local totalmente perdido sobre el campo.

Sin embargo, en esta ocasión el paso de los minutos jugó a favor de los locales, que conforme las manecillas del reloj siguieron su curso lograron meterse en el partido hasta lograr el empate gracias a un disparo de Maestreslas que rozó en un defensor verde y engañó a Mackay. Pese a este tanto, fue el Racing de Ferrol quien llevó la voz cantante y gozó de la posesión de la pelota a partir de ahí. Quizás le faltó, eso sí, velocidad en la circulación para desarbolar el entramado defensivo navarro, pero la verdad es que el equipo de Tena fue superior a su rival en todas las facetas del juego. El local Briñol, eso sí, puso la incertidumbre en los minutos finales del período inicial y le metió el miedo en el cuerpo al Racing con un zapatazo que no encontró la red de milagro a poco para el asueto.

DINÁMICA
La decoración del partido no varió un ápice tras el descanso, aunque el Racing no salió con la intensidad que había mostrado en el arranque del partido. Eso le permitió al Izarra creer en la victoria por momentos, pero los navarros prefirieron guardar la ropa antes que cambiar de estrategia y lanzarse a por el gol de la victoria. Las ocasiones de gol, sin embargo, brillaron por su ausencia. Con la lección aprendida de la primera parte, el Izarra negó las bandas al conjunto racinguista y le obligó a acumular hombres por el centro, lo cual no era una buena idea. De hecho, Mendi tuvo el 1-1 en sus botas tras una acción individual, pero Aitor Navarro evitó el gol. La réplica corrió a cargo de Pito, pero el delantero se equivocó en su lanzamiento al buscar el primer palo.

Lo que no había sucedido a lo largo de todo el partido ocurrió en los últimos minutos, en los que el Izarra aprovechó el desconcierto del Racing para buscar el tanto de la victoria y rozarlo en el último suspiro en un balón que Briñol estrelló en el larguero. Al final, todo quedó en un susto y el marcador ya no se movió, aunque el equipo ferrolano reclamó un posible penalti sobre Catalá en el tiempo añadido del choque. Demasiados claroscuros.

El Racing no pudo culminar su trabajo