Las jóvenes “villanas” locales entran en escena

|

Vamos a actualizar el dicho. El rugby es un deporte de villanas jugado por damas, que incluso es más sonoro. Unas “villanas” veteranas y jóvenes, no hay límite de edad, si bien las que mañana debutarán en Valladolid con la camiseta del “toxo” entran, de momento, en el segundo de los grupos. Y es que la pontesa Irea Cendán y la jugadora del Rugby Ferrol Alejandra Victoria estrenarán este fin de semana la elástica del combinado autonómico sub 16 en el Campeonato de España de rugby 7.


Para Cendán, este primer aterrizaje en el equipo “irmandiño” no sorprende entre los aficionados ponteses, ya que su padre, Xosé Cendán Montero, fue uno de los fundadores del Club Fendetestas que este año, además, celebra su vigésimo quinto aniversario –Cendán, por cierto, sigue siendo uno de los incombustibles que sigue jugando con el cuadro pontés–. “Sí, la verdad es que la afición era un poco obligada”, comenta entre risas Irea, “siempre estuvo presente”. Si bien que nadie piense que la deportista de la villa nació con las botas de tacos y el oval debajo del brazo. “Hice muchos años de patinaje y dejé el rugby de lado”, recuerda la local, “y el año pasado me puse en serio, me apetecía, y me gusta muchísimo y es a lo que quiero jugar”.

Y es que cuando Cendán retomó la disciplina lo hizo para quedarse, como parece indicar su gran ascensión en tan solo un año –”la verdad no me lo esperaba”, añade–. La de As Pontes se quedó a las puertas de entrar en el equipo gallego la pasada campaña, para el que ya había sido convocada en varias ocasiones para entrenamientos, “pero este año conseguí entrar”. Un debut con la selección que produce “emoción, nervios e ilusión” a la pontesa que, además, espera seguir manteniendo su plaza en el equipo. “Voy a seguir trabajando para conseguirlo, no voy a parar de trabajar”, sentencia esta jugadora que anima a todas a probar esta disciplina y, así, poder hacer un conjunto femenino en la villa.

Victoria
Alejandra Victoria es ferrolana de adopción desde hace poco más de cuatro meses cuando, por motivos personales, se mudó desde Pontevedra a la ciudad naval. Con parte de su familia aquí, y tras un corto periodo de adaptación que la local reconoce que “sí que fue difícil, colegio nuevo, equipo nuevo... ahora mucho mejor”, Victoria ya es una más. Esta alumna del Compañía de María cuenta también, a pesar de su juventud, con una dilatada experiencia en el campo. “Empecé muy pequeña, porque mi padre me llevaba a entrenamientos y concentraciones, y me fue gustando”. De hecho, la jugadora local ya formó como jugadora del Rugby Pontevedra en el conjunto gallego, si bien será su debut con el combinado sub 16 en una cita nacional. Al igual que Cendán, la integrante del Rugby Ferrol tuvo su período de pausa, del que también pareció regresar con más fuerza si cabe.


Al igual que Cendán, Victoria acude a la cita de Valladolid que hoy comienza –Galicia se verá las caras en la fase de grupos con Andalucía, Valencia y Castilla La Mancha– con la meta de “aprender, pasarlo bien y si ganamos genial y si no es también otra lección que nos llevamos”, sentencia la pontevedresa de nacimiento y ferrolana de adopción –”aquí son todos geniales”–, dispuesta a darlo todo tanto en esta cita como en las siguientes.

Las jóvenes “villanas” locales entran en escena