La apuesta por revitalizar las plazas de abastos

|

Potenciar los mercados y plazas de abastos es una coincidencia en las estrategias marcadas desde la Xunta y el Concello. Ambas administraciones trabajan en revitalizar estos espacios que ofrecen proximidad en la compra, calidad en los productos y atención personalizada.
Desde el Concello, el nuevo concejal de esta área, Germán Costoya, se prepara para acometer en este mandato un trabajo en varias líneas, con el fin de dinamizar la actividad de los tres mercados de la ciudad –A Magdalena, Caranza y Recimil– y de mejorar las instalaciones.
Por eso, uno de los primeros retos será ocupar los puestos que se encuentran vacíos, que es una de las principales demandas.  Costoya explica que la gente “se desespera” cuando pide instalarse en uno de los espacios y la tramitación administrativa se hace larga. El objetivo será que en 90 días una persona pueda acceder a su puesto desde que decide montar un negocio. Para esto, como explicó el concejal del área, se está elaborando un estudio que demuestra que es un hecho posible.
Otro frente en el que trabajará es el de favorecer la vitalidad de las ventas y hacer más dinámico el mercado. Las actividades llevadas a cabo de forma puntual en meses pasados demuestran , a juicio del responsable de Mercados, que el balance es positivo y se captan potenciales clientes, además los placeros incrementan sus ventas si hay actividades complementarias.
El tema de los horarios –los mercados solo abren por las mañanas, cuando la gente trabaja y no realiza mayoritariamente sus compras, salvo los sábados– y las nuevas tecnologías son dos asignaturas pendientes en las que esta concejalía quiere llegar a acuerdos con los vendedores para poder ampliar la oferta y mejorar las ventas.
Finalmente, el arreglo de las instalaciones es otra línea de actuación en los tres mercados, aunque el de Caranza es, como aseguró Costoya, prioritario.
Así, se comprometió a que “en los primeros presupuestos se incorporará una partida para una primera fase de este mercado”, una actuación cuya reforma global rondaría los 800.000 euros.
Con instalaciones en buenas condiciones, las plazas de abastos se convertirían en lugar de visita, como ocurre en otras ciudades, y se acabaría con el estado de abandono actual, tras años sin ejecutar obras de importancia, como indicó el responsable de las políticas municipales vinculadas con los mercados municipales.
Desde la Xunta de Galicia también se prevé la puesta en marcha de un plan para impulsar la excelencia de los mercados, con 20 actuaciones específicas y con el objetivo de que en cinco años 20 mercados gallegos tengan la calificación de excelentes.
Desde el Concello  ferrolano se indicó que, en este sentido, se acogerán a todo tipo de  ayudas que se ofrezcan desde la administración autonómica y puedan servir para mejorar las plazas.

La apuesta por revitalizar las plazas de abastos