lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

“Esta es la respuesta a todo el trabajo que he puesto”

diario de ferrol-2018-03-02-043-e32652f5-p

Si las casualidades no existen, a su criterio dejo las conclusiones de lo vivido por la balonmanista valdoviñesa Alicia Fernández Fraga (1992) en los últimos doce meses. Hace un año, la por aquel entonces central del Bera Bera de San Sebastián recibía una ansiada primera convocatoria para formar con la selección absoluta –Las Guerreras–. Una llamada realizada por el nuevo técnico, Carlos Viver, de cara a formar con el equipo español en sendos duelos amistosos ante Rumanía. Un debut que para la local nunca llegó a producirse, al diagnosticársele una lesión en una rodilla que la obligó a pasar por quirófano.
Una dolencia a pesar de la cual la formación del HCM Ramnicu Valcea decidió ficharla. Un grupo militante en la liga de... adivinen... Rumanía. País en el que la de Valdoviño reside desde el pasado mes de agosto y desde el que regresará en quince días -día 18– para, primero, afrontar en Stuttgart el primer choque ante Alemania y el segundo, en San Sebastián en la clasificatoria para el Europeo de este año. Y, calendario en mano, justo un año después de su frustrado debut. Una segunda oportunidad que pocas veces llega.

¿Te esperabas esta segunda llamada de Carlos Viver para acudir a la selección?
La verdad es que no. Me enteré un par de días antes de que saliese la lista, porque me llamó Carlos y evidentemente estoy muy contenta por la nueva oportunidad, no contaba con ello. Desde que me lesioné, entrenas y tienes la ilusión de volver algún día a la selección. En mi caso, fue difícil por la forma que fue, estando allí y al no haber podido jugar, ni debutar. Pero, una vez que me lesioné, intentas trabajar todos los días para que la rodilla vuelva a estar bien, y una vez se trabaje ya se verá lo que viene. He tenido la suerte... he acertado viniendo aquí –Rumanía–, he tenido oportunidades y creo que esta llamada es la repuesta a todo el trabajo que he puesto desde que me tuve que salir de la pista ese día.

Tuvo que ser muy duro lesionarte justo antes de un debut muy esperado ¿no?
Fue complicado para mi. Además, vino como sin esperarlo, estando en la selección me entero de que tengo un problema, después pasar por quirófano, perderme el final de la temporada con Bera Bera, el tramo importante, la Copa, final de liga, no poder ayudar al equipo... fue todo un poco difícil.

Sin embargo, fueron unas circunstancias que te han llevado a donde estás ahora.
Sí, exactamente. Parecía que todo iba a ser muy difícil, pero al final las cosas han ido saliendo poco a poco. Me arriesgué muchísimo cambiando de equipo, e incluso de país. Lo sencillo hubiese sido quedarme en Bera Bera, que estaba muy a gusto pero.. si ya de por sí es un cambio grande el de país, más si estás lesionada. Me quise arriesgar, tuve confianza en que si trabajaba mi rodilla podría volver y, la verdad, es que todo el mundo me ayudó un montón, tanto el tiempo que estuve en España como aquí.

¿Ya estaba en tus planes irte de España?
Siempre tuve la idea de que quería vivir la experiencia, pero no se había dado la oportunidad y este año, en cuanto la tuve, creí que era una buena idea y por eso me vine. Y lo es. Estoy bastante a gusto, está yendo bastante bien la temporada, tanto en lo deportivo como en lo físico. Me ficharon todavía lesionada, creo que estuve cuatro meses más de rehabilitación aquí y confiaron en mi a pesar de la lesión. Desde el primer momento se portaron muy bien conmigo, se preocuparon de recuperarme bien, de ponerme en forma y la verdad es que desde que he empezado a jugar no he tenido ningún problema con la rodilla. Está ya todo olvidado.

¿Qué tal con el equipo? Y con tu primera experiencia fuera de España, claro...
Es todo un poco diferente a España pero es una muy buena experiencia. Este año hemos venido a Rumanía tres españolas y la verdad es que no había ninguna en la liga hasta este año. Al equipo llegamos esta temporada diez nuevas, o más. Se hizo un grupo de cero, hay muchas extranjeras, y el objetivo del club es entrar en Europa, que lo hacen las cuatro primeras, más la ganadora de Copa. Y la liga es muy competitiva, y de momento parece que podemos conseguir el objetivo, aunque esta todo muy ajustado. A diferencia con España, que puede haber algún susto... de hecho este año la liga está más igualada, pero suele haber más diferencia entre la parte de arriba y la de abajo. Aquí si juegas fuera de casa, los partidos son a vida o muerte, hay muchos resultados extraños y está mucho más reñido.

¿Y a nivel personal que es lo que más te cuesta?
Aquí vivimos todo el día para el balonmano, se juega también entre semana, hacemos bastantes cosas de rutina todos los días, comemos todas juntas... Está muy enfocado al balonmano. Y creo que lo más me ha costado es la comida, porque es muy diferente. El frío también, en cuanto ha llegado el invierno tampoco me ha hecho gracia ninguna. Y eso que la ciudad parece ser que es en la que menos frío hace aquí.

Ahora ten cuidado en tu regreso a la selección...
Creo que debería de tener cubierta mi mala suerte para un tiempo. Eso espero. No quiero ser negativa y que aunque todo se repita un año después –convocatoria, viajes...– no tiene que pasar nada –ríe–.

“Esta es la respuesta a todo el trabajo que he puesto”

Te puede interesar