El Racing confirma su recuperación

Fútbol Racing- Bergantiños A Malata
|

Nueve jornadas sin conocer la derrota hacían que el Bergantiños se presentase en A Malata en lo más alto de la tabla clasificatoria del grupo 1. Pero, aunque la derrota que sufrió ayer no lo despoja del liderato, sí deja a la UD Ourense –próximo rival racinguista– como único equipo que todavía no conoce la derrota. Pero, sobre todo, confirma que el Racing ha dejado atrás el dubitativo arranque liguero que protagonizó y empieza a dar muestras de lo que espera ser: un conjunto dominante, seguro, inaccesible cuando juega en su casa... y con todas las opciones de proclamarse campeón.
Tomó el Racing la iniciativa desde el pitido inicial, buscando vías para hacerle daño a su rival. No lo consiguió ni mediante los envíos a los espacios ni a través de centros laterales. El resultado, sin embargo, sí lo cambió una acción a balón parado en la que se combinaron el buen toque de Pablo Rey al ejecutar y el desacierto de Cristopher a la hora de despejar; su fallo permitió a la escuadra local adelantarse.
En desventaja, el Bergantiños dio un paso adelante y empezó a llegar, aunque a cuentagotas, a la portería racinguista. Un par de lanzamientos de Jorge Cano, rechazados por Diego Rivas –el último “in extremis”–, demostraron la capacidad que tiene el líder del grupo, pero no hicieron que el marcador se moviese antes de llegar al descanso del encuentro.

Resolución
Apenas acaba de empezar la segunda parte cuando el Racing amplió su renta al remachar Villarejo una pelota suelta tras el fallido remate de Juan Antonio a centro de Seoane. Y el gol, esta vez sí, dejó aturdido a un cuadro carballés que apenas demostró argumentos para darle la vuelta al marcador o, al menos, recuperar opciones de sacar algo positivo. 
Esta nueva decoración hizo que el partido estuviese más cerca del tercer gol racinguista que del primero del Bergantiños. Porque a la contra el equipo ferrolano dispuso de varias ocasiones para sentenciar el partido más de lo que estaba. Joselu, Juan Antonio o Pablo Rey tuvieron en sus botas la posibilidad de un tercer tanto que finiquitase la incertidumbre. En cambio, en la cuenta del Bergantiños apenas aparecen ocasiones. Por eso el choque acabó con una victoria racinguista que lo acerca más a las cuatro primeras posiciones. Pero es que, además, eleva a tres el número de partidos consecutivos que lleva sin encajar, lo que muestra el camino de lo que debe ser la mejoría que se aguarda.

El Racing confirma su recuperación