El recuerdo más dulce de Ian Mackay

Deportiva-Eibar. Copa del rey. Foto: Ana F. Barredo.
|

Tan importante para Mackay fue la Ponferrdina, un club al que reconoce tenerle “un cariño especial”, como para la Ponferradina fue Mackay, protagonista del segundo ascenso de su historia a la categoría de plata al parar el noveno lanzamiento de su rival en la serie de penaltis con la que se decidió la eliminatoria de campeones contra al Sant Andreu. Fue, como el portero reconoce, “el mejor momento deportivo que viví”, porque lo condujo a estrenarse en Segunda y, además, lo convirtió en una especie de héroe para la afición del club berciano. “Me quería mucho y aún me tiene aprecio... y el sentimiento es mutuo”, dice. 
Mackay califica ese recuerdo como “un momento muy especial”. Por la intensidad con la que una ciudad tan “futbolera” como Ponferrada lo vivió, con El Toralín abarrotado con más de diez mil aficionados, por la tensión creada por tener que resolver la eliminatoria en la tanda de penaltis, por la euforia que se sintió tras la parada del meta herculino... Fue la guinda a una campaña muy dulce en la que, al margen de que el cuadro berciano se proclamase campeón de su grupo, Mackay acabó siendo el portero menos batido de todas las categorías nacionales.

Cruce
Los caminos del ahora portero racinguista y del club berciano volverán a cruzarse este sábado. Lo harán con motivo de un partido al que ambos llegan en una situación muy distinta de la que se esperaba que estuvieran a estas alturas antes del arranque de la competición, cuando los dos partían como favoritos para clasificarse para la fase de ascenso a Segunda.
Por ejemplo, el equipo ferrolano llega en su mejor momento de la temporada, porque su victoria del pasado fin de semana lo ha metido en la zona que clasifica para la próxima edición de la Copa del Rey. Así que, a partir de ahora, Mackay recurre al tópico “partido a partido” para señalar que espera que el Racing quede lo más arriba posible en la tabla clasificatoria y, si es posible, meterle el miedo en el cuerpo al cuarto clasificado. “Pero estar en la Copa del Rey sería lo ideal”, dice el cancerbero.
En cambio, de la Ponferradina explica que “era favorito para quedar campeón... pero ha tenido una temporada extraña, con tres entrenadores, una plantilla casi totalmente nueva, con gente de Segunda, a la que le costó amoldarse a la categoría”, reconoce que el próximo partido es casi una final para mantener opciones de colarse entre las posiciones deseadas. “Es complicado, pero vendrán con la presión de ganar para aproximarse a las cuatro primeras posiciones”, dice el cancerbero.
El caso es que el resultado que se en el partido de este sábado será determinante para las expectativas de ambos de luchar por metas más altas en la competición. Así, el Racing confía en consolidar su puesto en la Copa del Rey, mientras que la Ponferradina tiene la posibilidad, si el Pontevedra no es capaz de derrotar a la Cultural Leonesa, de situarse a cuatro o cinco puntos de las cuatro primeras plazas a falta solo de cinco jornadas para el final.  l

El recuerdo más dulce de Ian Mackay