La Xunta espera que el nuevo plazo de Pescanova sirva para “salvar obstáculos”

12 marzo 2014 / 20 marzo 2014 página 34 Arteixo.- Fotografía dela factoría de Pescanova en el polígono de Sabón, y la parcela que el concello modificará para que sea comercial
|

El conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, espera que el plazo prorrogado para adherirse al convenio de acreedores de Pescanova sirva para “salvar los obstáculos que en este momento parece que existen”.

En el Gobierno autonómico ven “con esperanza” los “quince días que se abren en el objetivo de identificar la propuesta hacia la viabilidad de Pescanova”, según explicó Conde.

“Esperamos que tanto los acreedores como el consejo de administración puedan llegar a un acuerdo que garantice esa viabilidad”, deseó el titular de Economía e Industria sobre la empresa conservera.

A nivel autonómico no dudan sobre las posibilidades que tiene esta entidad, que durante años ha mantenido un nivel muy competitivo a nivel nacional y que en la actualidad pasa por sus horas más bajas.

“Desde la Xunta tenemos claro que es un proyecto viable desde el punto de vista de la unidad empresarial, y la situación financiera no tiene que ser en ningún caso un obstáculo”, declaró.

Conde insistió en la necesidad de que las partes firmen ese acuerdo, que en la actualidad tiene como puntos más complicados los relacionados con la quita sobre la deuda existente.

“Tenemos la confianza y la esperanza de que este plazo adicional permita salvar los obstáculos que en este momento parece que existen entre los acreedores y el consejo de administración”, concluyó Conde.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra dictó el lunes una providencia en la que se acuerda prorrogar hasta el próximo día 29 el plazo de adhesiones a la única propuesta de convenio de acreedores de Pescanova que se ha presentado, la del consorcio formado por Damm y Luxempart.

El pasado día 4, el juez Roberto de la Cruz decretó la apertura del plazo, tras recibir el informe de Deloitte, el administrador concursal de Pescanova, con vigencia hasta el lunes o las 15.00 horas de ayer en el caso de que se comunicara la adhesión por escrito y no por comparecencia en el juzgado.

En la providencia que publicó, el magistrado argumenta que en vista de que el plazo concedido inicialmente “puede dificultar la formación de voluntad y la correcta emisión del voto, en el sentido que sea”, por parte de todos los acreedores, lo amplía hasta el día 29 o a las 15.00 horas del 30 para las comunicaciones por escrito.

El convenio de acreedores de Pescanova deberá ser aprobado por el 50% más uno del pasivo, ya que en caso contrario se irá a la fase de liquidación, lo que supone poner en marcha el proceso de venta de la unidad productiva en el que los interesados pujarán por la pesquera.

Horas después de que el juez dictase la prórroga del plazo, la banca acreedora advertía que ha decidido acelerar el plan alternativo, con la entrada de la compañía en fase de liquidación. El grupo bancario integrado por Novagalicia, el Sabadell, Caixabank, el Popular, el BBVA y Ubi Banca, activa así su propia estrategia, que inicialmente pasa por recabar apoyos entre los acreedores internacionales, según “Economía Digital”.

Sin el apoyo del grupo bancario nacional, el convenio está muerto, ya que esas seis entidades suman algo más del 30 por ciento de la deuda de la compañía pesquera.

La Xunta espera que el nuevo plazo de Pescanova sirva para “salvar obstáculos”