Los vecinos de Covas toman el pleno y piden acabar con la discriminación del rural

La entrada al salón fue gradual, debido a la masiva afluencia de ciudadanos | daniel alexandre
|

El pleno de ayer vivió uno de sus días con más público. Distintos colectivos –afectados por el cambio de gas propano de Esteiro y Caranza, entidades sociales para las que se aprobaron subvenciones, etc– ocuparon buena parte de las bancadas desde el inicio de la sesión, portando pancartas y carteles alusivos a sus demandas. Apenas media hora después del inicio del pleno, el espacio se quedó pequeño con la llegada de los vecinos de Covas. Se ocuparon los pasillos y hasta la Policía Local intentó limitar el acceso para, como señaló el alcalde, “non poñer en risco a seguridade das persoas”. Finalmente, todos fueron entrando, portando individualmente reivindicaciones, tantas como las que se hacen desde la zona rural y se plantean al ejecutivo local.


Saneamiento, desbroces, mantenimiento de viales, servicios básicos, actividades descentralizadas y, sobre todo, inversión con cifras claras y compromiso presupuestario fueron algunas de las demandas que se corearon en el pleno de ayer y que hizo públicas en su intervención el presidente de la AVV Santa Comba de Covas, Manuel Sendón.


Este recordó que la zona rural de Ferrol sufre una discriminación histórica y cuenta con una exigua partida presupuestaria –300.000 euros– para las muchas necesidades que padece. El programa “+ Rural”, sin dotaciones económicas pero con el compromiso de invertir 1,2 millones no sería suficiente para paliar una deuda, que Sendón fijó en 25 millones de euros, aunque reclamó medidas concretas y un pleno extraordinario en la parroquia de Covas para que todos los vecinos pudiesen estar presentes en la adquisición de compromisos.


Las demandas de Covas se debatieron en el pleno a través de una moción presentada por el Partido Popular, que concretó las peticiones en tres puntos: una inversión de 1,5 millones de euros, que se tramite el proyecto de saneamiento de la zona rural elaborado en el mandato popular y actividades de las distintas concejalías en la zona rural.


Aunque todos los grupos reconocieron la “discriminación” de la zona rural con respecto a la urbana, hubo diferencias en cuanto a las responsabilidades de cada administración, de cada grupo e incluso de cada concejal.


La moción popular fue finalmente votada por puntos, a petición de varios ediles, que reclamaban que no se incluyesen alusiones al proyecto de saneamiento del anterior mandato. Fue aprobada por el pleno, aunque la unanimidad solo se consiguió en la petición de actividades.


El apoyo final, sin embargo, no pudo ser visto por los vecinos, que llegadas las diez de la noche tuvieron que abandonar el salón para poder regresar a sus casas, ya que el servicio de transporte con el rural es otra de las carencias que sufren.

Los vecinos de Covas toman el pleno y piden acabar con la discriminación del rural