El Racing necesita reaccionar en el encuentro ante el colista del grupo

Pablo Rey, durante el encuentro dirimido en A Malata ante el Izarra j. m.
|

 

A principios de temporada, todos los entrenadores señalaban a Racing y a Burgos como dos de los equipos que estaban llamados a luchar por los puestos de promoción de ascenso.
Sin embargo, ninguna de las dos formaciones está cumpliendo las expectativas, principalmente el cuadro burgalés, ya que ocupa la última posición de la clasificación, con solo dos puntos en su casillero y siendo el único equipo del grupo que no ha sido capaz de ganar en las ocho primeras jornadas.
A pesar de ello, los preparadores de ambas formaciones confían en la recuperación y en ir escalando poco a poco posiciones para acercarse a las plazas que dan derecho a luchar por el ascenso a la Segunda División aunque, para ello, deberán cambiar radicalmente la dinámica en la que se encuentran.
El Racing atisbó el pasado domingo el camino para salir de la situación en la que está, si se dejan al margen los diez últimos minutos de la contienda ante el Izarra, en la que los jugadores sufrieron un “apagón”, que permitió la remontada de la escuadra navarra, para llevarse el triunfo.
Por ello, es vital hacerse fuerte en el feudo departamental y no dejar escapar más puntos hasta el parón navideño ya que, de lo contrario, se podría distanciar en demasiados puntos del cuarto clasificado, lo que complicaría la remontada en la segunda vuelta del campeonato.
Los jugadores del cuadro verde confían en conseguir la victoria en la contienda ante el Burgos, aunque no se fían de la situación de su adversario en la tabla, ya que cuenta con buenos futbolistas en su plantilla, que en cualquier momento tendrán que reaccionar .
En estos momentos de dificultad, el apoyo de la afición es fundamental, por lo que se solicita su presencia el domingo.

El Racing necesita reaccionar en el encuentro ante el colista del grupo