¿Qué ganó el Star Center en la Copa?

Bea Sánchez y Barbee, en el duelo de cuartos de final m. martí
|

 

“Ahora no se dan cuenta, porque están muy fastidiadas, pero mañana o pasado, cuando lo piensen bien, entenderán lo que hemos disfrutado esta Copa”. Las palabras de Lino López no pueden ser más representativas del concurso del Star Center Uni Ferrol en la Copa de la Reina. El debut histórico de la entidad departamental en la competición se resolvió con su eliminación precipitada ante el Araski en un duelo en el que las departamentales tocaron el triunfo. Sin embargo, incluso en la derrota, el conjunto ferrolano salió victorioso. ¿Qué ganó el Star Center en la Copa de la Reina?

Prestigio
Reconocimiento a un gran trabajo
Prestigio individual –la Copa ha sido el escaparate que necesitaban jugadoras que están bordando la temporada como Bea Sánchez, María Pérez Araújo o Barbee– y también colectivo. El prestigio que le da a un equipo dejar los nervios en el vestuario y que no le pese su debut en una competición tan exigente. El que le otorga “morir matando”, porque ha sido capaz de esgrimir los mismos argumentos, el mismo juego y los mismos valores que lo llevaron hasta Girona. El que le llega parejo a su capacidad para crecerse ante los contratiempos. Ese prestigio, lo tiene asegurado.

Madurez
Varias jugadoras dieron un paso adelante
Le sucedió en su día a Cris Pedrals o Laura Quevedo, la confianza que Lino López ha depositado en muchas jugadoras las ha hecho explotar baloncestísticamente. Los minutos de calidad en la pista les aportan madurez y en un torneo como la Copa, mucho más. María Pérez Araújo es el claro ejemplo de cómo la responsabilidad puede hacer aflorar la mejor versión de uno. Pero es que, en ausencia de Suárez, Kesanen, ante Gipuzkoa, o Ani Calvo, en Girona, dieron un paso adelante para asumir la responsabilidad. Y ya tiene mérito lograr que en un equipo con roles tan definidos, cuando le llega su turno, todas estén a la altura.
cohesión
Una piña ante la adversidad
Si buena parte de las jugadoras que han pasado por el Star Center Uni Ferrol valoran el “trato familiar” que reciben como uno de los grandes activos de la entidad, por algo será. En las duras –como la derrota del viernes o la lesión de Ana Suárez– y en las maduras –cada una de las victorias que lo llevaron al torneo–, la Copa cohesionó más a un equipo cuya fortaleza radica en la simbiosis perfecta de todos sus miembros –jugadoras y cuerpo técnico– dentro y fuera de la cancha.
apoyo
La ciudad, más identificada que nunca con el club
Era la asignatura pendiente del Uni Ferrol, que sus éxitos deportivos –estar en la máxima categoría, con su presupuesto, lo es– le otorgasen el favor de una ciudad que, hasta hace bien poco, vivió de espaldas al baloncesto femenino. El aforo de Esteiro se ha quedado pequeño esta campaña y la presencia del equipo ferrolano en la Copa de la Reina ha supuesto el espaldarazo definitivo para un club que necesita apoyo y reconocimiento institucional pero, sobre todo, afianzar su masa social y que Ferrol lo vea como lo que es: uno de los pocos equipos con los que cuenta en la máxima categoría. Ahora toca demostrar que ese apoyo no es “flor de una Copa” y el sábado, en Esteiro, ante el Mann Filter, a la afición le toca corresponder.

futuro
Catorce niñas vivieron una experiencia irrepetible
Cualquier cantera necesita referentes cercanos y las jugadoras del primer equipo se han convertido en el espejo en el que se miran muchos jóvenes jugadores locales. Pero, más allá, su clasificación para el torneo le dio la oportunidad a catorce niñas de categoría infantil de vivir en primera persona lo que supone una competición de esta envergadura con motivo de la Minicopa de la Reina.
Ya lo dijo Lino López, “mi miedo era llegar hasta aquí, con todo lo que hemos trabajado, y que no lo disfrutásemos. Pero hemos peleado, mostrado nuestro juego... No podemos estar decepcionados”. n

¿Qué ganó el Star Center en la Copa?