Feijóo lamenta la deslealtad de los que generan “divisiones y fracturas”

|

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, afirmó ayer que los presidentes autonómicos que no son leales con el Estado y el pueblo al que representan son los responsables de las “divisiones y fracturas” que se producen, en referencia a la situación que vive Cataluña.

En declaraciones a los periodistas durante el acto en el que fue nombrado presidente de honor de la Asociación Día de Galicia, Feijóo señaló que un presidente autonómico es el representante ordinario del Estado en esa comunidad, aunque haya uno “que no se haya dado cuenta”, en alusión al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Así, explicó que se puede hacer política estatal desde las comunidades autónomas con el objetivo de unir y colaborar, “no para separar”, y que esa es una responsabilidad de estado de todos los presidentes de las comunidades autónomas.

Feijóo hizo hincapié en la necesidad de estar unidos, ha destacado que las identidades no deben ser excluyentes, sino incluyentes, y pidió que no se tomen decisiones en función del “ruido” que se haga sino basándose en la justicia.

El jefe del Ejecutivo gallego puso como ejemplo de presidente “serio” a su homólogo asturiano, el socialista Javier Fernández, del que lamentó que no “se le escuche más” en su partido dado que, de hacerlo, el PSOE “estaría mejor de lo que está”.

Llegada del AVE

A preguntas de los periodistas, Feijóo defendió la necesidad urgente de que el AVE llegue tanto al Principado como a Galicia y recordó que en varias comunidades están celebrando ahora el 25 aniversario de la llegada de la alta velocidad ferroviaria.

Además, apuntó que el problema demográfico que afecta a ambas comunidades es un asunto europeo que debe ser una prioridad en los presupuestos comunitarios y dijo que Asturias y Galicia deberían cooperar más para defender sus intereses.

En este sentido, recordó la cantidad de vínculos que unen a ambas comunidades, en especial el Camino de Santiago Primitivo que, debido a su crecimiento e importancia, “debe convertirse en un referente del turismo de calidad” en Asturias y Galicia.

Feijóo, acompañado por el delegado de gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, recibió un diploma y la insignia de oro y brillantes. l

Feijóo lamenta la deslealtad de los que generan “divisiones y fracturas”