La térmica de As Pontes inicia la revisión de su cuarto grupo

central de Endesa As Pontes
|

La central térmica de Endesa en As Pontes ha iniciado la revisión programada del grupo cuatro, una tarea que supone una inversión de 7,7 millones de euros y que ocupa a unos 350 trabajadores de empresas subcontratadas durante un plazo de unos 45 días. Desde la compañía eléctrica se indicó que un total de 32 firmas auxiliares participan en el programa.
Endesa cuenta fundamentalmente con empresas que son habituales proveedoras y que están asentadas en la comarca. En la selección se tiene en consideración tanto el presupuesto que presentan como el compromiso en la prevención de riesgos laborales. Tal como se insiste desde la principal, “es prioritario velar del mismo modo por la seguridad de los trabajadores propios como de los ajenos”.

30.000 horas
La central térmica de As Pontes programa las paradas para este tipo de trabajos de mantenimiento en sus grupos en función de su actividad. Se hacen cuando alcanzan las 30.000 horas de funcionamiento o bien cuando se cumplen los plazos establecidos en la legislación vigente. El pasado año se realizaron las revisiones de los grupos uno y dos, si bien la que comienza ahora es la primera del actual ejercicio.
Tal como informa Endesa, el mantenimiento preventivo es “la fórmula idónea para evitar averías”. Cada uno de los cuatro grupos que conforman la central pontesa tiene 350 megavatios de potencia y están compuestos por caldera, turbina y alternador como equipos principales. En esta revisión del grupo cuatro se comprobará el estado de cada uno de estos elementos y parte de las piezas que los componen serán sustituidas. Se inspeccionarán además los espesores de los conductos que forman las paredes tubulares de la caldera de combustión y la sustitución programada de buena parte de ellos.
Octubre de 2015 es la fecha límite que tiene Endesa para decidir si acomete la adaptación de la central térmica de As Pontes a la nueva normativa de emisiones europea. El complejo fue construido en la década de los 70 y su frió su primera gran transformación veinte años después, para que sus calderas quemaran una mezcla del lignito pardo de su mina con la hulla de importación. Entonces la inversión ascendió a unos 90 millones de euros, si bien a partir del año 2000 se adaptaron los grupos de producción al mineral de importación, por el agotamiento de la explotación minera pontesa. Entonces Endesa realizó otra inversión de 275 millones de euros.

La térmica de As Pontes inicia la revisión de su cuarto grupo