La plantilla de Alcoa clava cruces ante la planta en protesta por el ERE

Trabajadores de Alcoa asisten al “velatorio” por la muerte de la fábrica de aluminio primario | Eliseo Trigo
|

El comité de empresa de Alcoa en Cervo plantó a la entrada de la fábrica cien del millar de cruces que prevé instalar en diferentes lugares de Galicia para visualizar lo que supondría, de ejecutarse, el expediente de regulación de empleo (ERE) en la planta de A Mariña.Como continuación de esta acción, los trabajadores simularon un velatorio, con cirios y luces en el casco, también a la entrada de la fábrica.

 “No vamos a permitir que piensen que se acabó esto. Aquí tenemos el monolito que en su día inauguraron los reyes y que no permitiremos que se vaya abajo”, advirtió el presidente del comité, José Antonio Zan.

Así, llamó a seguir la batalla y a “no bajar los brazos”, pues el día tres está previsto el juicio contra el despido colectivo. También se mostró convencido de que “se demostrará que es una absurda locura aplicar un ERE a esta plantilla”. Además, subrayó que el aluminio está en “buenas condiciones y subiendo” y hace tiempo que no hay “un año de luz tan barato como este”. “Ese ERE no tiene sentido. La planta de aluminio no pierde dinero”, incidió.

Por su parte, la vicepresidenta de la Diputación de Lugo, la nacionalista Maite Ferreiro, exigió ayer que se concrete a la “mayor brevedad” posible la intervención, por parte del Gobierno central, de la factoría de San Cibrao, en manos del gigante norteamericano.

Situación “de impasse”

Ferreiro consideró que ha pasado “demasiado tiempo en esta situación de impasse, donde nadie mueve ficha” y resaltó que “los trabajadores cada vez están más preocupados por su futuro”, ha resaltado. La nacionalista recordó que el BNG “siempre” ha defendido “que la única solución posible es una intervención pública”.

La vicepresidenta provincial añadió que, de cerrar la planta de A Mariña, la multinacional americana tendría que “devolver” todas “las ayudas públicas” que ha recibido en los últimos años. “Los ciudadanos y ciudadanas muchas veces dan ese dinero para ayudar que vaya adelante esa empresa, y en muchos casos por mal funcionamiento o por motivos ajenos a las personas que pagamos nuestros impuestos,al final no se sabe nunca a donde va”, ha objetado.

Dicho esto, sobre las “ayudas” ha sostenido que “estarían mejor invertidas en otras empresas públicas donde las administraciones tuvieran un control absoluto de cómo funcionan”. 

La plantilla de Alcoa clava cruces ante la planta en protesta por el ERE