Centenares de personas protestan contra los recortes en la visita de Merkel

|

Cientos de personas se manifestaron ayer en el casco histórico de Santiago para protestar contra los recortes y las políticas impuestas por la Unión Europea (UE), aprovechando la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, a la capital de Galicia.

Centenares de manifestantes se congregaron a las 11.00 horas en la plaza de la Quintana, en una marcha convocada por el BNG y en la que también participaron otros colectivos sociales como la CIG y varias plataformas de emigrantes retornados.

En la plaza de la Quintana se celebró una performance entre el pseudo-presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y Angela Merkel, escenificando la sumisión del primero ante los dictámenes de la canciller alemana.

Agentes de la Policía Nacional acordonaron la plaza e impidieron el acceso de algunos de los manifestantes, por lo que la protesta intentó alcanzar la plaza del Obradoiro, una tentativa infructuosa por la presencia de tres filas de agentes.

En el forcejeo, mientras algunas personas seguían intentando acceder bajo consignas, varias personas cayeron al suelo ante la carga policial, y el portavoz municipal del BNG en Santiago, Rubén Cela, recibió un porrazo en la cabeza.

forcejeos

La protesta se trasladó entonces a la plaza de Fonseca, mientras algunas personas increpaban a la policía con frases como “Os va a condecorar Franco”.

Durante la manifestación se escucharon gritos en alemán y una pancarta de colectivos de emigrantes retornados en la que se podía leer, en el mismo idioma, “Europa nos dio trabajo y España nos roba lo ahorrado”.

El portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, denunció el “auténtico” cerco policial que se vivió en el casco viejo de Santiago, “impidiendo” el acceso a muchos ciudadanos y colectivos sociales que intentaban mostrar su “discrepancia” con las políticas de Rajoy y Merkel.

“Es una demostración de cómo se está devaluando la democracia”, añadió Jorquera.

Así, el nacionalista aseguró que la canciller se comporta como una “emperatriz” en la UE, dictando políticas de degradación de derechos que sumen a la población en la pobreza y condenan a Galicia “al suicidio”.

Jorquera aseguró a los informadores que este acto es una “sumisión, una rendición de pleitesía” del Gobierno español hacia Merkel y también que la ciudadanía “no gana nada” con el posible nombramiento de Luis de Guindos como presidente del Eurogrupo y con Miguel Arias Cañete como comisario.

En este sentido, subrayó que el nombramiento de De Guindos es un “premio” a las políticas realizadas al servicio de la banca y que Cañete es “un machista” que da “la espalda” a los intereses del sector lácteo y pesquero.

Por su parte, el secretario xeral de la CIG, Xesús Seixo, aseguró que Merkel y Rajoy “no son personas bienvenidas”, ya que representan una Europa “antisocial” que “desmantela” el estado de bienestar y recorta derechos “fundamentales” como la enseñanza y la sanidad.

La europarlamentaria Ana Miranda afirmó que el objetivo de la protesta es la lucha por la libertad de expresión, la dignidad, la igualdad y la paz, porque “somos pacifistas y no queremos confrontaciones”.

rebelión

La viceportavoz de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en el Parlamento, Yolanda Díaz, dijo que esta concentración es una muestra de que la ciudadanía se rebela “frente a la Troika” y que las gentes están en contra de las injusticias y de las políticas de austeridad “que nos están matando”, causando “muerte, dolor y sufrimiento”.

Una de las manifestantes, Luz Fandiño, que estuvo más de 27 años emigrada entre Argentina y Francia, dijo que se está protegiendo a los que están “llevando el mundo a la ruina” y que es necesario “decir abiertamente” lo que están haciendo “realmente”.

Por su parte, el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, afirmó ayer que la manifestación era “ilegal” y reprochó a AGE, BNG y CIG que hayan participado.

Juárez recordó que es necesario comunicar la realización de cualquier protesta para organizar el protocolo de seguridad.

Asimismo, mostró su pesar porque algunos de los manifestantes ejercieran “la violencia en la calle contra la policía que está cumpliendo” con su trabajo.

Fuentes policiales señalaron que varios agentes resultaron heridos durante los altercados.

Centenares de personas protestan contra los recortes en la visita de Merkel