Se cumple un año del trágico suceso de Meirás sin rastro de los dos desaparecidos

Valdoviño Punta Frouxeira,Meiras busqueda desaparecidos por una ola temporal mar
|

Tal día como hoy del año pasado, los fuertes temporales que azotaban la costa dejaron tras de sí un rastro de desesperación por la trágica desaparición de tres miembros de una misma familia, que fueron arrastrados por una ola gigante. Ocurrió en las inmediaciones del faro de Meirás, en el municipio de Valdoviño, y el mar solo echó fuera a uno de ellos, Rodrigo Pena Rodríguez, de 67 años, cuyo cadáver apareció horas después en el arenal de A Frouxeira. De su cuñado Juan Bedoya López, de 53 años, y la hija de este, Patricia,  de 25, no se supo nada más, a pesar de que ya ha transcurrido un año.
El trágico suceso ocurrió la tarde de Reyes, cuando numerosas personas se concentraban en el litoral de Meirás para observar la magnitud de un temporal por el que la Xunta de Galicia había decretado la alerta roja.
Los desaparecidos y otros familiares se encontraban en los acantilados, cerca del faro de Meirás, en el lugar en el que unas semanas antes habían depositados las cenizas del abuelo.
Una gran ola arrastró a los tres y a otra hija de Juan Bedoya, si bien esta última logró agarrarse a las rocas y pudo ponerse a salvo, aunque resultó con lesiones en las rodillas y un costado.
En las horas siguientes se desplegó un amplio operativo de búsqueda, en el que participaron dos helicópteros y una patrullera de Salvamento Marítimo, mientras que por tierra rastreaban la zona la Guardia Civil, la Policía y voluntarios de Protección Civil, además de familiares de las víctimas.
Horas más tarde, sobre la una y media de la madrugada, un retén de la Guardia Civil localizó en la playa de A Frouxeira el cadáver de Rodrigo Pena Rodríguez.
Pese a que las condiciones del mar no facilitaron la labor, la búsqueda continuó los días y semanas siguientes, tanto por mar como por tierra, con la colaboración de muchos más medios, sin resultado positivo. Lo único que se halló al borde de los acantilados fue una cazadora que vestía la joven desaparecida.
La comarca vivió una gran conmoción por este trágico suceso y el Concello de Valdoviño, al que pertenecían las víctimas, decretó dos días de luto oficial.

Se cumple un año del trágico suceso de Meirás sin rastro de los dos desaparecidos