Pedro Castro, el artífice de las fiestas de Amboage

Diario de Ferrol-2014-09-01-010-2d3c69e6_1
|

Esta pasada semana se han celebrado en Ferrol las Fiestas de Amboage, que tuvieron su origen a finales del siglo XIX en honor al Marqués, D. Ramón Plá y Monge, que había dejado en su testamento un legado para que los jóvenes ferrolanos que tuviesen que cumplir con el Servicio Militar pudiesen ser redimidos, como lo eran en aquella época, los hijos de los ricos.
La redención consistía en una paga de 1.500 pesetas o, lo que es lo mismo, 6.000 reales de la época. Esto ocurría en la última década del siglo XIX. Cuando en 1912 el servicio militar se estableció como obligatorio, la redención se seguía pagando una vez terminada la milicia.
Un grupo de jóvenes solicitan en 1897 la redención del servicio de las armas con fondos a la Fundación del Marqués de Amboage y les viene concedida. Agradecidos al benefactor, deciden crear la asociación “La Gratitud al Marqués de Amboage”, dedicada a recaudar fondos para las fiestas de la ciudad en honor al Marqués, cuyo día grande era el 31 de agosto, día de San Ramón.

asociación de festejos
Las primeras fiestas en honor al Marqués de Amboage se celebraron en agosto de 1896, junto con la inauguración de la estatua al Marqués que se encuentra en la antigua plaza de Dolores y, desde ese momento, conocida popularmente como la plaza de Amboage. Pedro Castro Carnero va a ser presidente de esta Asociación durante 50 años, pues es en 1947 cuando preside los últimos festejos en honor al Marqués.
J.J.Burgoa, en su minucioso estudio sobre el Marqués de Amboage, incluye un capítulo dedicado a las fiestas en su honor, en donde pormenoriza cronológicamente las distracciones que se ofrecían al pueblo ferrolano. Estas fiestas destacaron por su esplendor –nunca mejor dicho– al utilizar fuegos artificiales, figuración y lucería tanto que “los fuegos de Amboage” fueron los más conocidos en Galicia, después de los del Apóstol.
Estas festejos constituían una atracción turística que concitaba a gente de los alrededores e incluso de A Coruña (el Marqués de Amboage también fue benefactor de esta ciudad) hasta el punto de que existió un vapor que hacía el trayecto Coruña-Ferrol que tenía por nombre “Marqués de Amboage”. En 1903 Nicasio Pérez, que tenía la exclusiva de la ruta marítima entre las dos ciudades, compró otro vapor al que denominó con el mismo nombre del ilustre ferrolano. Se nota que el agradecimiento hacia el gesto altruista y caritativo del Marqués fue muy agradecido por todo el pueblo de Ferrol.
En septiembre del año 1900 visitan Ferrol el rey  Alfonso XIII, y su madre, la Reina Regente, María Cristina de Hausburgo, con objeto de inaugurar las obras de construcción del ferrocarril Ferrol-Betanzos. Les acompañaban María de las Mercedes, Princesa de Asturias, la infanta María Teresa, y el Presidente del Consejo de Ministros, Sr. Silvela.
Las fiestas de ese año duraron los cuatro días que estas personalidades estuvieron en la ciudad y en ellas destacó, además de los festejos que ya venían siendo tradicionales y de una ruta campestre por el campo de Batallones, una gran sesión de cinematógrafo, que tuvo lugar en la Alameda de Suances, y que congregó a toda la ciudad.
En 1908 las fiestas de Amboage se retrasaron a octubre, debido a que se organizaron en honor al presidente del Congreso de los Diputados, el ferrolano José Canalejas, que visitó Ferrol en este mes. Entre otras actividades festivas sobresalieron la celebrada en el teatro Jofre con la entrega de premios del certamen “A la virtud y al trabajo” y la Exposición de la Escuela de Artes y Oficios. En 1914 las fiestas tuvieron lugar en septiembre por causa de la visita que los Infantes Luisa y Carlos de Borbón hacían a Ferrol con motivo de que actuaron como padrinos en la botadura del acorazado Jaime I.
A lo largo de los años, las fiestas fueron más o menos suntuosas y de mayor o menor duración, según fuese el presupuesto destinado a las mismas. Se fueron enriqueciendo con nuevos festejos como partidos de fútbol, globos luminosos, sesiones de canto gallego o teatro en el Jofre, concursos hípicos, etc. Las bandas de música civiles y militares contribuyeron con su apoyo al buen desarrollo de las mismas, así como las asociaciones culturales y musicales de la ciudad, destacando, sobre todo, la colaboración de nuestro coro decano de Galicia, el Toxos e Froles.
En una entrevista concedida por su hijo Pedro Castro Fernández y publicada en El Correo Gallego, explica que en agosto de 1898, la Comisión de Fiestas estaba formada por: Presidente: Pedro Castro Carnero; Secretario: Manuel Naya Spinola; al fallecimiento de éste tomó el cargo Antonio Beltrán Ramos; Vocales: Luis Ledo Godoy, Gonzalo Meirás Otero –representante de El Correo Gallego-, Sabino Rico,  Ricardo Aguyó y Tomás Folgado.

programa
Los festejos que se celebraban consistían, siempre dependiendo del presupuesto, en concursos hípicos, a los que concurrían los mejores jinetes y caballos de España; batallas de flores; conciertos en los Cantones y en la calle Real; cine al aire libre en la plazoleta del Teatro Jofre; Fiesta marítima con quema de fuegos de aire y acuáticos (que atraía a Ferrol a gran cantidad de gente de la comarca); Concurso de escaparates; Concurso del traje de 5 pesetas (que consistía en un certamen en el que se premiaba al mejor traje hecho en papel); Verbena en la Plaza de Amboage; Fuegos de artificio el día de San Ramón, también en Amboage; y Retreta cívico-militar. Este último festejo constituía el broche final de las fiestas; consistía en una retreta, entendida como desfile que vuelve de retirada, en la cual figuraban todas las fuerzas de la guarnición con farolas de colores adornadas con insignias y todas las carrozas que habían participado en la Batalla de Flores, además de las bandas de música que había en Ferrol, tanto militares como civiles.
Como es fácil comprender, estas fiestas, por su variado contenido y costes, salían muy caras para las arcas municipales; sin embargo se podían sufragar con tanto boato gracias a las grandes aportaciones y ayuda material de la Marina y el Ejército, pero también de las industrias y del comercio local que se volcaban en procurar asignaciones para que las fiestas tuviesen gran esplendor.
D. Pedro Castro fue el fundador y presidente de la Comisión de Fiestas de Ferrol durante 50 años, apenas interrumpidos, trabajando en muchas otras celebraciones, pero en especial en  las Fiestas de Amboage.
Existen documentos que dan fe de la continua preocupación de D. Pedro en trabajar en favor de las fiestas de la ciudad, unas veces solicitando al Ayuntamiento que la Banda de Música tome parte en los festejos de la ciudad, y otras, solicitando ayudas económicas a los comerciantes locales.
Además, en los almanaques ferrolanos de estos años mencionados solían aparecer alabanzas a la gestión de las fiestas realizadas “a fuerza de mucha perseverancia y gran destreza en el manejo de subvenciones”
    
infatigable presidente
En el libro “Ferrol de ayer”, de Ricardo Nores Castro, que fue cronista oficial de la ciudad, se reconoce el arduo trabajo de D. Pedro Castro Carnero:    […] Solito él, trabajaba incansablemente durante el año en la organización de las fiestas, pero no por ello dejaba de estar presente en cuantas manifestaciones era necesaria su colaboración, como por ejemplo,  la preparación de recibimientos a personajes destacados, o cualquier otra oportunidad que obligaba a que Ferrol expresara alegremente sus sentimientos.
Como anécdota curiosa apuntamos que, el primer año de la República, en 1931, como D. Pedro Castro Carnero era, según El Correo Gallego, “un furibundo monárquico”, el Ayuntamiento  Republicano prescindió de él; sin embargo los republicanos que se encargaron de las fiestas ese año, gastaron mucho más de lo previsto, con lo cual, en los consecutivos festejos el Ayuntamiento, muy sabiamente, no tuvo en cuenta la  ideología política de D. Pedro y sí su honradez y eficiencia, por lo que le pidió que los volviera a organizar él, encargo que realizó durante toda su vida.
D. Pedro Castro Carnero fue una persona que gozó de gran popularidad en nuestra ciudad, no sólo por su presidencia continua en la Comisión de fiestas de Ferrol, sino también porque durante años organizó los Carnavales ferrolanos, fue Vicepresidente del Toxos e Froles, presidente de la Sociedad Airiños da Miña Terra, Presidente de la Junta de Gobierno de la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Ferrol, Gerente del Teatro Jofre y otros cargos relevantes que hicieron que este ferrolano fuera recordado por el pueblo de Ferrol por su buen hacer.
En las fiestas de 2014 queremos agradecer su continuada labor en beneficio al pueblo de Ferrol  y recordar al artífice de las más genuinas fiestas ferrolanas, las Fiestas de Amboage.

Pedro Castro, el artífice de las fiestas de Amboage