Un Star Center errático sucumbe frente al colista

Copia de Diario de Ferrol-2016-03-03-043-3972333b_1
|

Redacción 
Ferrol

La décima victoria, la que se supone que garantiza la continuidad en la Liga Femenina, tendrá que esperar para el Star Center-Uni Ferrol al menos hasta el sábado. La derrota encajada ayer ante el colista de la competición, un Añares Rioja descendido desde la semana pasada y que todavía no había estrenado su casillero de triunfos en la competición, demora la celebración de un objetivo que, de todas maneras, parece al alcance de la mano para la escuadra de la ciudad naval. 
Las cosas ayer ya no empezaron demasiado bien para el equipo ferrolano, que en los primeros minutos se mostró espeso e impreciso tanto en ataque como en defensa –quizás fruto del largo viaje realizado ayer– y vio cómo su rival era el que comandaba el marcador. El cuadro vasco, de todas maneras, tampoco demostró grandes argumentos para hacer que su renta fuese más amplia, sino que más bien confirmaba el porqué de su situación clasificatoria, pero también las ganas de estrenar su casillero de triunfos antes de que la liga terminase.
La escuadra visitante, a pesar de sus imprecisiones, le dio la vuelta al marcador en el segundo parcial, que acabó con empate y que dejó ver que el encuentro iba a discurrir con continuas alternativas. A veces el Añares Rioja iba por delante y otras veces era el Star Center-Uni Ferrol el que mandaba en el marcador, pero ninguno de ellos lo hizo con una ventaja lo suficientemente importante como para “romper” el encuentro hacia su lado.
Un parcial de 0-4 nada más empezar el último cuarto demostró que el conjunto ferrolano no quería sorpresas, sino decantar cuanto antes la victoria hacia su lado. Sin embargo, su falta de continuidad hizo que, a cada vez que se distanciaba en el marcador, su rival neutralizase la distancia enseguida. Así que el partido entró casi empatado en los últimos dos minutos, con el Añares Rioja soñando con su primera victoria de la temporada y el Star Center-Uni Ferrol cada vez más presionado por sentir que podía ser la primera víctima de la liga del conjunto guipuzcoano. Y eso fue lo que pasó por la mala selección de tiro del cuadro ferrolano, que vio cómo terminaba perdiendo y demorando su continuidad en la máxima categoría.

Un Star Center errático sucumbe frente al colista