Dos de los cargos del Adif imputados descargan la culpa en el maquinista

el gerente de área de seguridad del noroeste y el director de seguridad en la circulación del adif efe
|

Dos de los cinco responsables de seguridad de Adif imputados por el juez Luis Aláez, que lleva el caso del accidente ferroviario de Santiago del pasado julio prestaron ayer declaración ante quien descargaron todas las culpas del fatal incidente en el maquinista del Alvia, Francisco José Garzón.

Mientras tanto la Audiencia Provincial de A Coruña analiza el recurso presentado por el gestor ferroviario en el que critica al juez por, en su opinión, exigir a sus cargos “dotes adivinatorias” para predecir el descarrilamiento que provocó la muerte de 79 de personas.

Abogados de las víctimas del accidente interpretaron, tras una declaración de cinco horas entre los dos, que los testimonios de estos responsables apuntaban a un error humano en el accidente, el del maquinista. Y es que mientras uno de ellos alegó que solo llevaba 50 días en el cargo, el otro aseveró que el tramo –incluida la curva de Angrois en la que el convoy tenía que bajar de velocidad en 100 kilómetros por hora– era “seguro”.

El director de seguridad en la circulación del Adif, Manuel B.G., testificó como imputado  ante el magistrado durante dos horas y media, mientras el responsable de seguridad del área del Noroeste, Fernando R.S., lo hizo durante dos.

Ambos salieron sin hacer declaraciones del juzgado de instrucción número tres de Santiago, donde hoy comparecen otros tres responsables de seguridad del ente gestor ferroviario.

sistema de seguridad

Sí las hicieron abogados de víctimas. En concreto, el letrado Jesús Alonso apuntó que los dos imputados señalaron que el Ertms estaba suspendido temporalmente en el tramo en que se produjo el siniestro, aunque luego admitieron que estaba estropeado y, finalmente, admitieron que jamás hubo el sistema y que desconocen por qué.

A su juicio, en sus declaraciones se limitaron a remitirse al reglamento, “a que no me consta o que no me compete” e insistió en que ambos contestaron “con las mismas evasivas”. Además, apuntó que no puede entender que hubiesen señalado que el tramo era seguro cuando se produjeron tantas muertes.

Por su parte, el abogado José Lorenzo, que representa a varias víctimas, calificó de “increíbles” las declaraciones, ya que el jefe de área de seguridad del noroeste consideró que la curva era segura y que repetiría las mismas medidas de seguridad.

A este respecto, destacó que se habían cambiado las medidas de seguridad en las vías e indicó que el primero de los imputados dio a entender que el Ministerio de Fomento había instalado medidas cautelares de seguridad.

También subrayó que reclamará del juez que llame a declarar a un responsable que en julio de 2012 “suprimió” las señales de velocidad, por entender que es uno de los máximos responsables del descarrilamiento.

El maquinista también lo es, en su opinión, porque “no se puede ir hablando por teléfono y dejar a la máquina a la buena, como iba, pero entiendo que los directores de seguridad del Adif, son los máximos responsables del Adif”, que sí lo es de manera subsidiaria, pero no sus presidentes, opinó.

El abogado de otra víctima indicó que el primero en declarar no es que explícitamente descargase la responsabilidad del maquinista, pero sí que apuntó que el “factor humano” es fundamental en la seguridad, en lo que coincidió con el abogado de otro de los personados, que insistió en que uno de los responsables de seguridad afirmó que el siniestro había sido un error humano.

Igualmente, según esta fuente, a preguntas de las partes, el primero admitió que nunca estuvo conectado el sistema de seguridad Ertms en el tramo en el que se produjo el fatal accidente.

Otro de los abogados que ejerce la acusación particular de una víctima del siniestro manifestó que el jefe de seguridad en la circulación también insistió en que accedió al cargo solo 50 días antes del siniestro.

De acuerdo con esta fuente, tanto Manuel B.G. como Fernando R.R. apuntaron que se trató de un error humano, y el segundo de los dos apuntó que la línea era segura.

Dos de los cargos del Adif imputados descargan la culpa en el maquinista