Obama deja en manos del Gobierno de Irak la solución contra los yihadistas

. Washington (United States), 09/08/2014.- US President Barack Obama makes a statement on the South Lawn of the White House before departing for a Martha's Vineyard vacation in Washington, DC, USA, 09 August 2014. US airstrikes have 'successfully destroye
|

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer el éxito de los primeros bombardeos selectivos contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, pero reiteró la necesidad de crear un Gobierno de unidad iraquí que, en última instancia, ataje el problema.

En una intervención no prevista antes de comenzar sus vacaciones de verano, Obama compareció para abordar la situación en el Kurdistán, después de que esta semana ordenase sendas operaciones en esa zona de Irak basadas en ataques aéreos y en lanzamientos de víveres desde el aire para la población asediada por los yihadistas.

“Las fuerzas estadounidenses han llevado a cabo ataques aéreos dirigidos contra los grupos terroristas a las afueras de la ciudad de Erbil para evitar que se avance sobre ella y para proteger a nuestros diplomáticos estadounidenses y el personal militar”, afirmó Obama.

Dichos ataques, aseguró, “han destruido con éxito armamento y equipos que los terroristas del EI podrían haber utilizado contra Erbil”, mientras que las fuerzas kurdas sobre el terreno continúan defendiendo la urbe, a la vez que el Gobierno iraquí y Estados Unidos han aumentado su asistencia a esas tropas.

Sin embargo, Obama advirtió de que la responsabilidad final en la resolución del problema recae en Bagdad.

“En última instancia, no va a haber una solución militar estadounidense a este problema, tendrá que ser una solución iraquí”, apuntó el presidente estadounidense, que llamó de nuevo a la creación de un nuevo Gobierno “inclusivo”, en el que haya espacio tanto para suníes como para chiíes.

“Así como nos centramos en la situación del norte que afecta a kurdos y minorías iraquíes, suníes y chiítas en diferentes partes de Irak han sufrido enormemente a manos del EI”, agregó Obama. “Una vez que un Gobierno inclusivo esté en su lugar, estoy seguro de que será más fácil movilizar a todos los iraquíes en contra del EI, y movilizar un mayor apoyo de nuestros amigos y aliados”, dijo.

Obama insistió así en que “solo los iraquíes pueden garantizar la seguridad y estabilidad de Irak” y advirtió de que pese a la asistencia que les puede proporcionar Washington, Estados Unidos no puede solucionar el problema por ellos. El presidente rehusó pronosticar una fecha para el fin de las operaciones y alertó de que se trata de un proyecto a “largo plazo” que no podrá concluir en “tan solo unas semanas”. “No hay duda de que su avance, su movimiento en los últimos meses ha sido más rápido que las estimaciones de inteligencia y las expectativas de los políticos”, admitió el presidente estadounidense en referencia a los yihadistas.

EEUU ha completado también dos series de lanzamientos de comida y agua para las decenas de miles de refugiados aislados en el monte Sinyar, una ayuda humanitaria que respaldarán los gobiernos de Francia y el Reino Unido, según constató el propio Obama, tras hablar ayer con su homólogo francés, François Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron. De hecho, Hollande aseguró a Obama que París apoyará los esfuerzos de Washington en Irak “contra las acciones innobles del grupo EI”.

Tras reconocer también las limitaciones de las fuerzas iraquíes, los reporteros preguntaron al presidente si Estados Unidos se arrepentía de haber retirados sus tropas en 2011 de Irak.

“Ese análisis es enteramente falso y equivocado”, replicó Obama, quien recalcó que “durante la administración anterior entregamos el país a un gobierno iraquí soberano, elegido democráticamente”.

“Para que pudiéramos mantener las tropas en Irak necesitábamos la invitación del Gobierno iraquí y necesitábamos garantías de que nuestras tropas serían inmunes a demandas legales”, agregó.

Obama deja en manos del Gobierno de Irak la solución contra los yihadistas