El alcalde se compromete a sacar este año la oferta de empleo público

La plaza de Armas no puede acoger eventos en superficie por el deterioro de las instalaciones | e.c.
|

La aprobación de los presupuestos municipales abrió la posibilidad no solo de realizar inversiones en lo que resta de año sino de convocar la oferta de empleo público. Sin embargo, llegado el mes de agosto, no se ha avanzado en este sentido y desde la Xunta de Personal del Concello han llegado las primeras críticas a esta “inacción” del ejecutivo de Jorge Suárez.
El alcalde y responsable del área de Personal desmintió ayer que se haya perdido la Oferta de Empleo Público. Así, indicó que los retrasos han estado motivados por el cese de la jefa del servicio de recursos humanos, ya que “tras finalizar a súa comisión de servizo impediu que se axilizasen os temas de recursos humáns pola propia dotación de personal desta área”, sin embargo, pese a esto, indicó Suárez, “a intención é sacar a OEP deste ano, as catro prazas, e incluso incrementalas con aqueles postos que permitan as novas disposicións do orzamento do estado, polo que non renunciamos nin moito menos”.
Con respecto al plazo del que habla el personal municipal, de un mes desde la aprobación del documento presupuestario de este año, el regidor aseguró que “non é un prazo perentorio senón orientativo” y, en este sentido, indicó que se ha hablado ya con Intervención y con Secretaría municipales “e non está perdida esta oferta de emprego”.

Renuncias
Pese a que todavía exista la posibilidad de sacar adelante la Oferta Pública de Empleo, lo cierto es que no se han retomado las negociaciones con los representantes sindicales de los trabajadores, por lo que estos alertaron de la posible pérdida de 50 puestos de trabajo entre plazas de nueva creación, reposición –serían las cuatro que el ejecutivo asegura que no se han perdido– de las que, tras las jubilaciones, quedarían vacantes y  la consolidación de los puestos que ocupan actualmente interinos.
En este mandato se han producido ya en torno a 30 jubilaciones que, de no cubrirse las de este año, habrían supuesto la totalidad de estas plazas, ya que las de los dos años anteriores no se pudieron convocar por la falta de aprobación de los presupuestos municipales, ni siquiera del “orzamento ponte” que el ejecutivo quiso sacar adelante el año pasado para poder salvar esas plazas y que resultó fallido.
Además de las cuatro plazas de la tasa de reposición, la Xunta de Personal habla de la necesidad u posibilidad de sacar adelante 15 puestos en la Policía Local y 20  de los trabajadores del antiguo Imfacofe y del Patronato de Deportes.
Más allá del capítulo de Personal, el gobierno local cuenta ahora con cuatro meses y medio para poner en marcha el engranaje de proyectos que podrían iniciarse al contar con presupuesto municipal y estar incluido en el capítulo de inversiones. El mercado de Caranza, la pasarela de Santa Mariña y la pista poliderportiva de Mandiá figuran en la agenda de trabajo, como también lo está la obra “estrella” del mandato, la reforma de la plaza de Armas, no exenta de polémica pero a la que el ejecutivo local quiere enfrentarse antes de que se convoquen las próximas elecciones municipales y dejar así su impronta del cuatrienio de gobierno de Ferrol en Común. l

El alcalde se compromete a sacar este año la oferta de empleo público