Feijóo garantiza que ninguna familia con discapacitados intelectuales se sentirá “sola”

Feijóo (en el centro) estuvo ayer en la celebración del 50 aniversario de la Asociación Gallega San Francisco (Agasfra), en Vigo
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, garantizó ayer que ninguna familia gallega en la que haya un miembro con una discapacidad intelectual se va a “sentir sola”, y que esa es “una obsesión” de su administración.

Así lo proclamó durante el acto de celebración del 50 aniversario de la Asociación Gallega San Francisco (Agasfra), en el que las autoridades intervinientes loaron la labor de esta institución y su capacidad para superar diferentes vicisitudes a las que ha tenido que hacer frente.

Iniciativa

Feijóo puso como “ejemplo para la sociedad” a las familias que en el año 1967 impulsaron, con la ayuda de los hermanos capuchinos, una “iniciativa modesta” que hoy se ha convertido en una asociación con cinco centros y 120 profesionales que atienden a 163 personas.

Además, a estas familias les atribuyó Feijóo el mérito del cambio de la percepción social del colectivo de discapacitados intelectuales y de la mayor concienciación de las administraciones públicas con su realidad y sus necesidades.

El jefe del Ejecutivo gallego subrayó que la Xunta dedica cuarenta millones de euros para políticas sociales en Vigo y que uno de los objetivos de su administración es que de aquí al final de la legislatura ningún vecino tenga que ir a otro municipio para recibir estos servicios.

Hizo hincapié en los 1,7 millones de euros que aporta la Xunta para el mantenimiento de plazas de residencia y de centros de día de Agasfra, más otros 200.000 euros para un proyecto piloto de empleo personalizado para personas con discapacidad intelectual.

Asimismo, recordó la creación del concierto social para impulsar las relaciones entre la administración y las entidades que trabajan con este colectivo, y el acuerdo marco para atender la libre elección de la persona destinataria de los servicios o prestaciones.

El presidente de Agasfra, Eladio Fernández, reconoció a Feijóo que en la peor fase de la crisis supiera “diferenciar las necesidades” de este colectivo y que, “aunque poco”, en Agasfra “se cobró siempre y puntualmente” la aportación de la Xunta.

Fernández también alabó la capacidad de mediación y de diálogo del conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, en alusión velada, por contraposición, a su predecesora, Beatriz Mato, y el amago de traslado de 73 residentes a una residencia en Mos que ganó el concurso público licitado por la Xunta en 2014.

Carmela González, vicepresidenta de Fademga, reconoció “el empeño y la fortaleza” de la que entonces hizo gala la asociación, que ha conseguido que los discapacitados intelectuales “sean tratados como ciudadanos de pleno derecho”.

Feijóo garantiza que ninguna familia con discapacitados intelectuales se sentirá “sola”