La tercera ola de la pandemia no da tregua y la presión hospitalaria sigue desbocada

Dos personas esperan para hacerse una PCR en el hospital del campaña de La Fe, en Valencia | rober solsona (Efe
|

La presión hospitalaria, especialmente en las UCI, sigue disparándose en varios comunidades, obligadas a endurecer las restricciones. 
Madrid es un ejemplo. 223 ingresos más y otros trece en las UCI dan cuenta de la evolución de la pandemia en la región, que ha superado este fin de semana el medio millón de casos acumulados, tras notificar hoy 2.697 nuevos casos y 45 fallecimientos.

Ante este escenario, Madrid preparó un tercer pabellón del Hospital Isabel Zendal para añadir 352 camas más de hospitalización.

En Cataluña la presión asistencial es similar, ya que ayer se registraron 105 nuevos ingresados y 16 personas más en las UCI, en un día en que se han notificado 2.778 nuevos casos y tres fallecidos, aunque la evolución continúa a la baja con unos datos epidemiológicos que mejoran ligeramente a diario.

Sin embargo, el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, cree que el riesgo de extensión en Cataluña de la cepa británica, de la que el viernes ya se detectaron más de 60 casos, hace necesario alargar las restricciones, en un escenario que ve “en ebullición”. Cataluña pronostica llegar a los mil ingresados en las UCI en diez o doce días.

En una entrevista a La Vanguardia, Argimon advierte de que el descenso iniciado del número de contagios es “poco sólido” y de que hay dos factores que pueden hacer cambiar la situación: el aumento “muy rápido” de la epidemia en toda España y algunos países europeos, que incluso han tomado medidas mucho más drásticas, y la extensión de la variante británica del virus.

Récord en Extremadura
Otro ejemplo es Extremadura, donde a pesar del descenso de positivos (716), experimentó un nuevo récord de hospitalizados en planta (729) y UCI (86) desde el comienzo de la pandemia.

Las UCI en el País Vasco también siguen al límite con 120 pacientes, once de ellos en las últimas 24 horas, si bien los contagios bajan por primera vez en cuatro días del millar (880).

Igualmente La Rioja disparó su presión asistencial al 85%, y, como ejemplo, la UCI del Hospital San Pedro, de Logroño, que ayer se amplió de 54 a 68 camas, tiene ocupadas 54 plazas, 46 por covid.

El panorama es igual en Andalucía, con récord de hospitalizados (3.613) tras sumar otros 91 más en planta y 28 en UCI; y en Baleares el porcentaje de hospitalizados ha subido un 4%, con 453 en planta y 126 en Cuidados Intensivos, en una jornada en la que se han diagnosticado 434 nuevos casos y 4 decesos.

En Murcia, la incidencia acumulada bajó levemente después de casi un mes de ininterrumpida e imparable subida desde los 171,2 del 27 de diciembre a los 1.573,47 de este sábado. Una cifra que es la segunda mayor de España por comunidades tras la extremeña.

Otro récord negativo es Canarias, que supera el medio millar de muertos (504) al sumar nueve fallecimientos, si bien la incidencia sigue muy por debajo de la media nacional (188,2).

Por su parte, la Comunidad Valenciana registró 54 fallecimientos en la última jornada y 6.122 nuevos contagios, y el número de ingresados se sitúa en 4.297 (122 más que el sábado), de los que 592 están en UCI (quince más). Desde el inicio de la pandemia se produjeron 4.091 muertes.

El domingo dio, sin embargo, una tregua a la escalada de casos diarios Castilla y León, con 2.052, un 35,5% menos que el récord que se registró el sábado. 

La tercera ola de la pandemia no da tregua y la presión hospitalaria sigue desbocada