Trump advierte de que “si pasa algo” en EEUU la culpa será del sistema judicial

U.S. President Donald Trump and First Lady Melania Trump attend the 60th Annual Red Cross Gala at Mar-a-Lago club in Palm Beach, Florida, U.S., February 4, 2017. REUTERS/Carlos Barria
|

El presidente estadounidense, Donald Trump, reprochó al juez federal James Robart su decisión de suspender su veto migratorio y le señaló a él y al sistema judicial por “si pasa algo”. “No puedo creer que un juez exponga a nuestro país a este peligro. Si pasa algo, culpadle a él y al sistema judicial. Hay gente entrando. ¡Malo!”, afirmó Trump a través de su cuenta personal en Twitter.

En el siguiente mensaje, Trump informó de que ha ordenado a las autoridades competentes en inmigración que investiguen a las personas que entran en el país de forma minuciosa. “He ordenado a Seguridad Interior que compruebe a la gente que viene a nuestro país muy cuidadosamente. ¡Los tribunales están haciendo que sea muy difícil!”, argumentó.

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, aseguró ayer que utilizarán “todos los medios legales a su alcance” para tumbar la suspensión del veto migratorio dictada por un juez federal.

“El presidente de Estados Unidos ha dejado claro que pondrá por delante la seguridad de los estadounidenses”, afirmó Pence en una entrevista en Fox News. 

“Vamos a ganar este debate”, aseguró, al tiempo que defendió que el juez “tomó la decisión equivocada”.

Un tribunal federal de apelaciones rechazó la petición del Gobierno estadounidense para levantar la anulación de la orden migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos había recurrrido el sábado ante el Tribunal de Apelaciones del Circuito Noveno la decisión del juez federal de Seattle James Robart de suspender de forma inmediata la orden ejecutiva.

Fue este mismo tribunal el que se pronunció con inusitada rapidez a la hora de rechazar la apelación. “La petición para una permanencia administrativa de la orden, pendiente de total consideración, ha sido denegada”, según el dictamen, que implica que la orden migratoria permanecerá suspendida a la espera de una decisión definitiva.

La orden ejecutiva del presidente Donald Trump fue firmada el 27 de enero y suponía la prohibición de entrada en el país para los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y la suspensión del programa de refugiados sirios. Sin embargo, el pasado viernes un juez federal suspendió su aplicación tras una apelación de inconstitucionalidad presentada por los estados de Washington y Minnesota.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, aseguró que el Gobierno de Moscú está dispuesta a asumir su parte para lograr un restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos, dañadas a raíz de la tensión entre el Kremlin y el ya expresidente estadounidense Barack Obama. 

Sin embargo, ahora la situación parece distinta tras la llegada del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

“La posición que ha anunciado sobre la necesidad de un diálogo normalizado entre nuestros dos países da esperanzas sobre un avance en las relaciones bilaterales”, afirmó Lavrov. n

Trump advierte de que “si pasa algo” en EEUU la culpa será del sistema judicial