La segunda parte de “Afluentes” se inaugurará el 1 de febrero en Vigo

imagen de la inauguración de la primera de las exposiciones de la trilogía, en el mes de noviembre, en el torrente ballester jorge meis
|

La exposición “Afluentes 68. A figuración na arte galega desde os anos setenta” permanece abierta en el Torrente Ballester y, todavía durante enero y febrero podrá verse en la ciudad esta retrospectiva que viaja hasta los años setenta, en la época de la irrupción de las corrientes contemporáneas en el arte gallego, para, con la excusa de la figuración, diluir la irreal oposición con lo abstracto, y ofrecer un mapa que sienta las bases de la evolución posterior. Después vendría lo que se conoce como el grupo Atlántica (en los 80, década objeto de una segunda muestra) y también la irrupción de los alumnos salidos de la Facultad de Bellas Artes (que marca otra etapa cronológica que será objeto de una tercera exposición).

El Torrente alberga la primera de las tres retrospectivas, dedicada a los 70

Estas tres muestras forman parte de un ambicioso proyecto expositivo y editorial del Concello de Ferrol y de Novacaixagalicia que se desarrollará a lo largo de todo este año y hasta principios de 2014 en las siete ciudades gallegas. El primer paso es precisamente “Afluentes 68”, pero ya en febrero (el día 1) se inaugurará en Vigo, en el centro sociocultural de Novacaixagalicia, la segunda parte, “Afluentes 80. Dibujando un camino”, que, después, viajará al Torrente Ballester, único centro en el que se podrán contemplar las tres exposiciones. Ángel Calvo Ulloa, José Luis Estévez, Violaeta Janeiro y Mónica Maneiro son los comisarios del apartado pictórico, mientras que David Barro se encarga de editar los catálogos, dando una visión enciclopédica del arte gallego desde finales de los 60 hasta hoy, con perfiles de todos los artistas incluidos.

“Es un proyecto que se verá con toda su entidad en el momento en el que se inauguren las tres muestras, que es cuando va a quedar reflejada toda la historia y se valorará más”, apunta el ferrolano David Barro. “La figuración, que no es tal, porque no siempre es reconocible y está en el margen de la abstracción, es un motivo para revisar una época, para que las nuevas generaciones sepan situar en la historia a artistas contemporáneos”.

Las exposiciones se verán en Lugo (a donde irá “Afluentes 68” al dejar Ferrol), Pontevedra, Vigo, Santiago, A Coruña y Ourense. Será el Torrente Ballester, sin embargo, el único centro que albergará todas ellas, ofreciendo una perspectiva única e inédita del arte gallego de las últimas décadas. Además, David Barro remarca que aquí se expondrá en diálogo con propuestas de artistas contemporáneos a las distintas décadas. “Es una manera de apoyar a los creadores ferrolanos, de darles relevancia fuera de la ciudad”, comenta. “Para el Torrente tenemos la exigencia de traer lo mejor del momento y también debemos reforzar a los artistas ferrolanos. Esto es lo que necesita el centro y se ha notado que hay mayor afluencia, que la gente está contenta”, añade.

Así, “Afluentes 68” comparte escenario con las pinturas de Ricardo Segura-Torrella y las fotografías de su hija Helena. Esta muestra termina el sábado y para el 18 de enero está prevista la apertura de una exposición del pintor realista Xoán Guerreiro. Compartiendo espacio con “Afluentes 80”, que de Vigo vendrá a Ferrol, a partir de abril, se podrá contemplar la obra de Loureiro.

“En los años setenta Galicia y el contexto artístico estaba carente de proyectos de largo alcance, algo que solo se conseguirá en el año 1980 con la irrupción de Atlántica”, explica uno de los comisarios, Ángel Calvo, respecto de esta segunda exposición. Pero no es solo este colectivo el que quedará retratado, ya que uno de los objetivos de “Afluentes”, sin ser exhaustivos, es el de reflejar también la trayectoria de artistas que evolucionaron al margen de corrientes o fuera de Galicia. “Atlántica, al mismo tiempo que significó una apertura y una dosis de visibilidad para los artistas gallegos, significará un tapón para otros”, apunta David Barro. “Normalmente se reduce la visión histórica de los años ochenta a una serie de nombres, sin saber situar a artistas significativos que supieron trazar su camino ajeno a estrategias de grupo”, añade. Nombres como el de la ferrolana Pamen Pereira figuran en este recorrido, así como los de Manolo Paz, Din Matamoro, Tono Carbajo, Jorge Barbi, Darío Álvarez Basso, Berta Cáccamo, Isaac Pérez Vicente, Manuel Vilariño o Guillermo Aymerich.

 

La segunda parte de “Afluentes” se inaugurará el 1 de febrero en Vigo