Susana Seivane y el grito "no me canceles" para ayudar a la cultura gallega

|

Carlos Alberto Sánchez

A Coruña, 16 abr (EFE).- La popular gaiteira gallega Susana Seivane está preocupada por la repercusión que va a tener la pandemia del coronavirus en el mundo de la cultura cuando se levante la orden de confinamiento, de ahí que músicos y actores se hayan unido bajo el movimiento #nonmecanceles.

Esta acción reivindicativa ha surgido a través de las redes sociales con el propósito de "luchar para que nuestra situación no se vea desprotegida" y para que se tome conciencia del papel que están jugando los artistas en momentos "críticos" porque "siempre estamos ahí para animar a la gente cuando hace falta".

En una entrevista con Efe, la gaiteira gallega vaticina que "nuestro gremio va a ser uno de los más castigados, yo lo tengo muy claro, porque ya nos sucedió en la crisis del año 2008", rememora la artista musical.

Seivane recuerda que "lo nuestro no es ocio, es cultura", y por eso asegura que la vuelta a la normalidad no será igual en todos los sectores e intuye que el suyo se verá "muy perjudicado y con muy pocas ayudas para salir adelante".

La pandemia de Covid-19 ha sorprendido a Susana Seivane en plena preparación de su próximo trabajo discográfico, aunque reconoce que por ahora "no tenemos prisa con el disco, pero sí estamos más preocupados con las actuaciones que estaban contratadas, una de ellas en Suiza, y esta crisis nos ha cogido con toda la contratación del año", explica.

La gaiteira gallega concreta que "en noviembre, antes de Navidad e inmediatamente después de Navidad ya notamos que algo chungo iba a pasar, porque en 21 años de carrera profesional esta era la primera vez que estábamos viendo muy poco volumen de trabajo".

El pasado enero la artista tenía pocas confirmaciones e intuía que algo extraño pululaba en el panorama artístico cuando comprobó que la parálisis llegaba incluso al verano porque "en junio, julio y agosto tampoco teníamos nada", describe. Lo hace todavía con sorpresa.

Susana Seivane da todo el año 2020 por "perdido" porque "no sabemos nada de cómo va a ser la vuelta a la normalidad, porque realmente no sabemos nada de lo que se va o no se va a poder hacer tras el confinamiento, y yo creo que algunos de los festivales de este verano no se van a poder hacer", dice con resignación y a la par con la esperanza, sin garantías, de que no sea así.

De todos modos, confiesa que le da poco tiempo a pensar cómo será esa vuelta a la normalidad porque el confinamiento tiene a la gaiteira gallega "a tope", ya que tiene a dos niños pequeños encerrados en casa y "entre los vídeos que grabamos todos los días, atender a las redes sociales y los ensayos, también de las actuaciones de cada día desde el balcón de casa; no paro en todo el día", comenta.

El confinamiento, por otro lado, está sirviendo para que Susana Seivane tome contacto con muchos seguidores que le hacen a través de las redes sociales "peticiones musicales". "Estoy tirando mucho de repertorio clásico gallego que me está transportando a mi infancia, tocando algunos clásicos de Milladoiro que aprendí cuando era una niña".

A pesar de no poder contactar físicamente con sus compañeros para ensayar sigue realizando algunas grabaciones en casa, e incluso ha terminado una colaboración a propuesta de la conocida charanga de Nigrán, Rolling Band, para grabar un tema de Susana Seivane titulado "Terra de Loitadores" que ha tenido una gran acogida en internet. 

Susana Seivane y el grito "no me canceles" para ayudar a la cultura gallega