Nueve acusados de tráfico de drogas en Narón aceptan condenas de uno a tres años de prisión

|

Nueve acusados de tráfico de drogas en el asentamiento de Freixeiro, en Narón, aceptaron ayer penas que oscilan entre un año y medio y tres años y cuatro meses de prisión, tras el acuerdo entre sus abogados y la Fiscalía. Por este motivo, el juicio que estaba fijado para dos días en la sección primera de la Audiencia de A Coruña y que debería haber comenzado ayer no ha tenido lugar. Inicialmente, estaba fijada la comparecencia, como acusados, de 17 personas, aunque solo acudieron 15 después de que uno falleciese y otro se encuentre en paradero desconocido.
De estos procesados, a seis se les suspendió la condena por carecer de antecedentes, mientras que el resto aceptaron penas de entre un año y medio y tres años y cuatro meses de cárcel.
En concreto, la Fiscalía los acusaba de los delitos de tráfico de drogas, integración en grupo criminal, tenencia ilícita de armas y atentado. Según la calificación del Ministerio Público, al menos desde noviembre de 2010 uno de los acusados, con la ayuda de otras personas de su entorno familiar, vendía estupefacientes, fundamentalmente cocaína y heroína, en el campamento gitano de Freixeiro.

Preparación y venta
Este procesado, que acudía diariamente al asentamiento desde su domicilio, sito en Ferrol, era según el escrito  de  la  acusación el encargado de suministrar las sustancias y supervisar la preparación y venta de las dosis. Otros se encargaban, fundamentalmente, tanto de la custodia de las sustancias antes de su preparación inmediata para la venta por dosis como de guardar las ganancias obtenidas producto del tráfico ilícito.
Las mujeres acusadas realizaban el pesaje y venta de pequeñas dosis a los toxicómanos haciéndolo junto a una hoguera con el fin de arrojar a la misma las sustancias y útiles para su preparación en caso de actuación policial. Otros procesados vigilaban mientras la zona. l

Nueve acusados de tráfico de drogas en Narón aceptan condenas de uno a tres años de prisión