“Si se consolidan los contratos del naval, hay un futuro esperanzador para Ferrol ”

Manuel Perez IEN
|

Manuel Pérez Pérez lleva 22 años al frente de la asociación Iniciativa Empresarial del Noroeste (IEN) por Europa. En mayo fue reelegido, convirtiéndose en el empresario que más tiempo lleva dirigiendo una entidad de este tipo en la comarca. 

Desde IEN ¿hacen un balance positivo o negativo del 2015? 
Hay que reconocer que el balance, pese a los signos de recuperación económica, continúa sin aportar todos los datos positivos que demanda la comarca. Un dato positivo es la concreción de trabajo para los astilleros públicos, aunque todavía faltan contratos por definir y es necesario que factorías como la de Astano mantengan como linea de trabajo la recuperación del sector civil, que es lo que llevamos esperando desde el veto de Europa.
¿Qué futuro le espera a Astano tras el veto? 
Superado el primer año del fin de esta imposición, es positivo que se haya profundizado en la diversificación, aunque para IEN por Europa la construcción civil es una cuestión irrenunciable para la comarca y la entrada en el sector eólico no debe impedir el acceso a ese mercado.

¿Qué papel jugará el puerto en el futuro de Ferrol?
El desarrollo de infraestructuras portuarias es vital. Que se haya aprobado de forma definitiva el proyecto del tren al puerto exterior y que haya una partida presupuesta para el 2016 es una cuestión de enorme trascendencia. Hay que tener en cuenta la inmediata apertura de la ampliación del Canal de Panamá. La plena operatividad de la terminal de contenedores o los proyectos que  la Autoridad Portuaria lidera junto a Reganosa para el empleo de gas natural en los buques mercantes, están llamados a dibujar un nuevo panorama empresarial.

¿Podrían proyectos como el Plan Ferrol ayudar a crear nuevas empresas en ese sector?
Precisamente una de las situaciones más negativas es la falta de interés del empresariado en asentarse en la zona. El hecho de que apenas se hayan presentado iniciativas al Plan Ferrol o que la única propuesta no fuese aprobada, invita a reflexionar sobre la idoneidad de este tipo de instrumentos de ayuda.

¿Cuál considera que es el motivo de este escaso éxito? 
Una queja constante es la obligación de presentar avales bancarios para la realización de los proyectos, lo que lastra el interés de los promotores. El gobierno debe centrarse en lograr la recuperación de ese interés y plantearse las condiciones de las ayudas. Lo que no podemos es perder dinero público apoyando proyectos que, finalmente, no son viables. Acaba de demostrarse recientemente, por ejemplo, con Daxiong, la planta de capital chino construida en As Pontes. 

¿Qué papel ha jugado IEN por Europa este último año? 
Hemos procurado atender los principales frentes de preocupación para los empresarios y, en definitiva, para la sociedad, porque no hay que olvidar que es la pequeña y la mediana empresa, junto con los autónomos, los que aportan el mayor volumen de ocupación de este país. 

¿Augura un 2016 prometedor para Ferrol y su comarca?
Sí. La carga de trabajo derivada de los astilleros no ha sido la esperada, pero entraremos en una fase de gran actividad el próximo año si se consolidan los contratos en los que trabaja Navantia, que podrían dar ocupación a unos 2.000 trabajadores, todos ellos relacionados con la industria auxiliar. En este sentido, creo que hay un futuro esperanzador. Por eso en IEN por Europa creemos que es esencial mantener su linea de trabajo y trasladar a las instituciones y organismos competentes, como hemos hecho hasta ahora, las demandas de los empresarios en las principales áreas.

¿Cuáles son los retos a los que deberá enfrentarse el nuevo gobierno?
Lo importante es que las políticas empresariales tengan continuidad. Esa es la máxima que debe asumir el nuevo Ejecutivo, gobierne quien gobierne. En IEN por Europa creemos que ha sido precisamente la incapacidad de dar continuidad a las iniciativas uno de los grandes frentes por cubrir. Lo que no se puede es reconfigurar la política industrial, entre otras, cada vez que cambia un gobierno. Si queremos entrar en un mercado altamente competitivo, las lineas de actuación deben permanecer en el tiempo.

“Si se consolidan los contratos del naval, hay un futuro esperanzador para Ferrol ”