Es tiempo de resultados

|

A medida que pasan las jornadas se va haciendo más necesario traducir en resultados la mejoría que, a nivel de juego, el Somozas ya ha empezado a mostrar con cuentagotas. Así que el partido que lo va a enfrentar a la Arandina esta tarde –17.00 horas, Manuel Candocia– parece el propicio para poner el punto final a la racha de cinco jornadas que lleva sin ganar y, de esta forma, mantener la distancia –o incluso recortarla– sobre las plazas que al final de la liga regular significan seguir en la categoría de bronce, que es el objetivo del cuadro verdiblanco para esta temporada.
Se trata, además, de un rival que la tabla clasificatoria del grupo I califica como directo a estas alturas del campeonato. El equipo burgalés, penúltimo en la actualidad, tiene un punto menos que la escuadra que prepara Stili –que solo ha sido capaz de sumar cinco en las siete jornadas disputadas– y además ostenta el dudoso honor de ser, hasta el momento, el que más tantos ha encajado. También reflejan sus estadísticas que a domicilio solo ha sido capaz de sumar un punto, recibiendo una media de más de dos goles en los tres encuentros que ha disputado hasta el momento.

PRECAVIDO
Estos datos, sin embargo, no llevan al Somozas a confiarse demasiado. Al contrario, el grupo de Ferrolterra sabe que todo lo que no sea rayar a su mejor nivel significa tener problemas y más ante un adversario que, al margen de su situación clasificatoria, dispone de jugadores de capacidad. Precisamente, el peligro que crea a través de sus transiciones defensa-ataque es el principal aspecto que el cuadro verdiblanco espera controlar para, de esta manera, sumar los tres puntos.
Al torneo liguero del grupo I aún le faltan más de tres cuartas partes, pero empezar a conseguir victorias –y después encadenarlas– sería le mejor manera de dar más tranquilidad a un Somozas que, a pesar de estar en la zona de descenso, no pierde los nervios porque sabe que lo suyo es una carrera de fondo para lograr la continuidad en la categoría.

Es tiempo de resultados