Sigue estos consejos para no poner en riesgo tu salud bucodental

salud-bucal
|

La higiene dental es necesaria para mantener una boca sana. En la actualidad existen muchos tratamientos que pueden ayudar a conseguirlo. Sin embargo, el paciente debe saber en manos de quién pone su boca, y por consiguiente su salud dental.

Antes de dar el paso y acudir a cualquier clínica, el usuario debe cerciorarse de que los dentistas que trabajan en ella están colegiados.

¿Quién puede realizar un tratamiento dental?

Un dentista colegiado es la persona que única y exclusivamente puede diagnosticar y llevar a cabo un tratamiento dental. Este debe ofrecerle al paciente un trato cercano, además de darle consejos para la prevención de las enfermedades bucales con el fin de evitar que en el futuro tenga que desembolsar una cantidad mayor de dinero. Además, los profesionales en la dentición llevarán un seguimiento exhaustivo del tratamiento aplicado.

Todavía existen muchos casos en los cuales los pacientes han puesto en riesgo su salud bucodental, y por tanto su salud general, al acudir a personas que ejercen como dentistas pero que realmente no lo son. El usuario debe pedirle el número de colegiado para comprobar si realmente lo está. De ser así, el dentista no pondrá ninguna pega para mostrarlo.

¿Cuáles son los tratamientos dentales más comunes?

La apariencia física es un asunto que preocupa a un gran porcentaje de la población. Por este motivo, la demanda de tratamientos dentales con fines estéticos va aumentando año tras año, y aunque una gran parte de ellos son solicitados por mujeres de entre veinte y cuarenta y cinco años, lo cierto es que cada vez más hombres los demandan. Los tratamientos más comunes en el área de estética dental son: el blanqueamiento, las carillas, los implantes, las corona, los puentes, la ortodoncia invisible y el diseño de la sonrisa.

No obstante, la gran mayoría de los pacientes acuden al dentista para tratar ciertas patologías, como la caries, la placa bacteriana y el sarro. Lo recomendable en estos casos es que el dentista les practique una limpieza dental para eliminar la acumulación de estas sustancias.

¡Mantén tu boca limpia y sana!

Para tener una buena salud bucodental es preciso cepillarse los dientes al menos dos o tres veces al día. El cepillado debe durar entre dos y tres minutos, y además debe ir acompañado de un buen enjuague bucal e hilo dental.

La alimentación también es clave para mantener la salud de la boca. Una dieta en la que se incorporen de manera abundante las frutas y las verduras es la más recomendable. Si además las frutas son duras, el usuario comprobará como estas le ayudan a que sus dientes luzcan más blancos.

La caries es uno de los principales enemigos de los dientes. Uno de sus causantes es el azúcar, por lo que hay que evitar en la medida de lo posible su consumo. En el caso de que aparezca alguna, el paciente debe acudir inmediatamente a su dentista para que le realice un empaste. De esta manera eliminará la caries sin comprometer su propia estética ni la funcionalidad del diente.

No solo se debe visitar al dentista cuando existe alguna molestia o dolor. Es aconsejable acudir de manera regular para llevar un  mayor control bucodental, y así prevenir o coger a tiempo cualquier tipo de problema que aparezca.

Ten mucho cuidado con la publicidad engañosa

Para evitar tener sorpresas a la hora de abonar el tratamiento al que se somete un paciente se debe exigir un presupuesto claro y detallado del tratamiento que se va a realizar. Además, siempre se debe leer detenidamente la letra pequeña y los asteriscos, ya que indican los costes añadidos y las contraindicaciones de los tratamientos.

Pide tu historial clínico si lo necesitas

El usuario tiene libre derecho de acceso a su documentación clínica, así como a obtener una copia de los datos que figuran en su historial. Este procedimiento está regulado por los centros sanitarios, por lo que en el caso de que el paciente quiera cambiar de dentista, puede pedir su historial clínico sin ningún problema.

Sigue estos consejos para no poner en riesgo tu salud bucodental