Cuatro equipos de estudiantes se embarcan en el concurso de retos tecnológicos para Navantia

El concurso de enmarca en la cátedra promovida por la UDC y Navantia | d.a.
|

Aunque la actual pandemia ha obligado a modificar el formato de alguna de sus actividades, como el ciclo de conferencias que se ha trasladado al marco virtual, la Cátedra Cosme Álvarez de los Ríos, fruto de la colaboración de la Universidade da Coruña y la empresa Navantia, sigue este curso apostando por fomentar programas y experiencias que permitan, entre otros objetivos, estimular la investigación y la transferencia en el ámbito de la Ingeniería Naval e Industrial entre ambas instituciones.

En esta línea se enmarca precisamente una de las novedades de este año: el Concurso de retos tecnológicos para las instalaciones de Navantia en la Ría de Ferrol, que en esta primera edición tiene como lema central el aprovechamiento energético de los recursos y la mejora de la eficiencia en la mencionada factoría. Pretenden así ambas partes, la académica y la empresarial, “despertar la creatividad e iniciativa del estudiantado de la Universidade da Coruña”.

Un total de cuatro grupos de estudiantes se han inscrito en una actividad que implicará a otros tantos docentes, ya que cada equipo cuenta con un profesor como tutor para guiarlos en su proceso creativo.

Los participantes tendrán que presentar proyectos con soluciones innovadoras e iniciativas que puedan materializarse con el fin de resolver los retos tecnológicos que se presenten en las instalaciones del mencionado astillero.

El concurso constará de tres fases: en la primera –que comienza el próximo 1 de enero para prolongarse hasta el 30 de abril–, los participantes tendrán que crear un informe en el que se presente la idea conceptual. Describirán la composición del grupo así como la idea y el problema que resuelve, “de maneira que permita verificar que a proposta é viable”, tal y como se indica en las bases.

El jurado determinará cuáles son “viables e interesantes”, decartando el resto. Las considerados como “ideas posibles”, pasarán a la segunda fase, en la que tendrán que desarrollar los proyectos para su posible implementación. Estos podrán acceder además a las instalaciones de Navantia para desarrollar su trabajo con vistas a su posible implementación.

Premios

Solo las ideas “viables” tendrán lugar en la tercera fase y el equipo o equipos ganadores participarán en su proceso de puesta en práctica. De entre los que lleguen a esta definitiva etapa, los tres mejores recibirán sendos premios: 3.000 euros para el primero; 2.000 para el segundo; y 1.000 para el tercero. El concurso estaba abierto a la participación del alumnado del último curso de cualquier grado, máster o doctorado de la universidad herculina y los equipos podían estar formados por estudiantes de uno o varios centros y titulaciones.

Junto a este novedoso certamen, la Cátedra Cosme Álvarez de los Ríos ha convocado también este curso otras tres propuestas –para las que ya han concluido los plazos– de ayudas. La de asistencia a congresos y publicaciones tiene como objeto sufragar los gastos ocasionados por el desplazamiento y la inscripción de alumnado de la Escuela Politécnica Superior como resultado de presentar ponencias o comunicaciones en congresos científicos.

También se ha ofrecido una beca de prácticas en Navantia SA SME para el alumnado del Grado en Información y Documentación y otras dos en la misma factoría para completar la formación universitaria del alumnado del Máster en Ingeniería Naval y Oceánica y del Máster en Ingeniería Industrial. Convocatorias, estas últimas, enmarcadas en otro de los objetivos de la institución: la promoción de las prácticas curriculares y extracurriculares.

Cuatro equipos de estudiantes se embarcan en el concurso de retos tecnológicos para Navantia