Aprobado, incluso en la derrota

|

Podría haber aguantado el chaparrón, sin más, pero el Star Center Uni Ferrol prefirió ofrecer su cara más combativa para dificultar la victoria de un Perfumerías Avenida que tuvo que emplearse a fondo para imponer la lógica –y la fuerza– del que tiene mejores –y mayores– mimbres para construir su juego. 
El cuadro departamental le mostró los dientes al (ya) campeón de la liga regular en unos primeros minutos de ensueño en el que las pupilas de Lino López gozaron de una efectividad máxima. Cuatro triples en ese tiempo y un buen trabajo de sus interiores le dieron una máxima ventaja de ocho puntos (18-10) cuando se llevaban algo más de seis minutos de juego. Las salmantinas, sin embargo, son perro viejo en estas lides. Su calidad y experiencia les permiten manejarse como nadie ante estos contratiempos y en un minuto y treinta y siete segundo firmaron un parcial de 0-9 que le dio la vuelta al marcador.
Y es que el Star Center Uni Ferrol veía aro con facilidad, pero defender, lo que se dice defender, no lo hacía con demasiada convicción. Esos desajustes son una sentencia ante un “rodillo” como el “charro” que, bien es cierto, el cuadro ferrolano solo dejó funcionar a ratos. 
La presión sobre la subida del balón y la ausencia de un recambio natural de la base Ana Suárez debido a la lesión de Kesanen, puso contra las cuerdas a un Star Center que padeció un rosario de pérdidas –en total, 21–. Su potencial bajo los tableros y la efectividad de Marginean más alejada del aro catapultaron al Perfumerías Avenida que, sin embargo, se encontró de nuevo con la obstinación del grupo departamental, que reaccionó antes del descanso para terminar el tercer cuarto a solo tres puntos (39-42).
El arranque de la segunda parte enfrentó al Star Center con la cruda realidad: ante un equipo como el salmantino, los errores tienen una repercusión notable. Así que, en apenas tres minutos, las visitantes estiraron su renta por encima de los diez puntos y ahí estuvieron “haciendo la goma”. A poco que las ferrolanas se acercaban, ellas apretaban y se iban de nuevo.
En el arranque del último cuarto, una buena defensa en zona secó el ataque visitante durante varias acciones y las de casa se situaron a nueve (58-67). Su esfuerzo resultó estéril ante un adversario con infinidad de recursos que supo exhibir para llevarse el triunfo. La ovación, sin embargo, fue para las canteranas Paula García y Danna Villar que, al igual que Carmen Fernández y Paula Cuiña, disfrutaron ayer de algunos minutos sobre la cancha.

Aprobado, incluso en la derrota