La Cámara da luz verde a la ley de acompañamiento bajo críticas por las reformas legislativas

GRAF731. SANTIAGO DE COMPOSTELA (ESPAÑA), 17/12/2019.- El conselleiro de Hacienda, Valeriano Martínez (i), recibe el aplauso de su grupo parlamentario, en presencia del presidente de la Xunta, Albeto Núñez Feijóo, tras l
|

La Cámara gallega dio luz verde a la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, conocida como Ley de acompañamiento a los presupuestos, gracias a los votos a favor del PPdeG, que defendió la legalidad de un mecanismo del que “abusa” el Ejecutivo autonómico, según la versión ofrecida por todos los grupos de la oposición durante el debate.

Tras la aprobación de las cuentas autonómicas para el año en un pleno extraordinaria, la última sesión ordinaria en el Pazo do Hórreo de 2019 dio inicio a las 16.00 horas con el debate de la ley de acompañamiento, que introduce, además de una serie de medidas fiscales, un paquete de modificaciones legislativas en normativas como, por ejemplo, la Ley de Patrimonio Natural aprobada tras el verano.

Los grupos coinciden en que el Gobierno gallego “abusa” de este instrumento cuya legalidad es defendida por los populares, si bien reconocen que “no es la mejor herramienta en términos legislativos”, como apuntó durante su intervención la viceportavoz del grupo popular, Paula Prado.

Modificar treinta leyes

De este modo, la oposición afeó que la Xunta emplee esta vía para modificar treinta leyes “de golpe”, “por la puerta de atrás” y “saltándose la tramitación parlamentaria”; lo que evidencia “la falta de planificación” y “estrategia” que, dicen, caracteriza al Ejecutivo autonómico. “Legislan como los perros de Paulov, a impulsos, sin ningún tipo de planificación”, ha espetado Olalla Rodil (BNG).

Por su parte, Teresa Porritt (PSdeG) lamentó lo que catalogó como “incapacidad legisaltiva” que, además, cree “innecesaria” dada la mayoría absoluta de la que goza el PP en la Cámara gallega durante esta legislatura, en la que, como recordó, ha modificado “59 leyes, 27 de ellas en repetidas ocasiones, mientras solo aprobó 18 normas, incluidas las leyes de acompañamiento”.

“Como no tienen proyecto económico para Galicia, atienden las demandas de los “lobbies” y corrigen los errores por hacer mal sus propias leyes”, aseguró Antón Sánchez (Común da Esquerda), que puso el foco en la ampliación de cuatro a seis años de la vigencia de los estudios de declaración de impacto ambiental para proyectos.

La diputada nacionalista Olalla Rodil señaló que un artículo de la Ley de prevención de Incendios Forestales “haya sido reformado cuatro veces” desde su aprobación, al tiempo que censuró que se fije un período para la prescripción de la obligación para reparar los daños causados en el medio natural, algo que no existía y se modifica con la ley de acompañamiento.

Por parte del grupo mixto intervino el parlamentario Pancho Casal, que ironizó con que el Gobierno gallego pudo haber empleado la ley de acompañamiento para declarar “ilegal” el cierre de servicios sanitarios en los hospitales comarcales como el paritorio de Verín.

En su turno, la popular Paula Prado manifestó que, pese a que considera que “no es la mejor herramienta en términos legislativos”, la ley de acompañamiento “además de actualizar tasas, permite solventar algunos problemas” de los marcos normativos.

En este sentido y tras poner el acento en que el uso de esta herramienta para modificar leyes “respeta la doctrina” del Constitucional, Prado reivindicó cado medidas que se incluyen en este texto, como la moratoria a la instalación de casas de apuesta o el refuerzo de las “aldeas modelo”.

La Cámara da luz verde a la ley de acompañamiento bajo críticas por las reformas legislativas